0
Shares
Pinterest Google+

Los títulos revelan gran parte de una obra, nos dan la primera clave para profundizar en su premisa. Los nombres de algunas cintas se vuelven obvios y por lo tanto, torpes; otros son son elaborados que la relación encuentra explicaciones forzadas o poco creíbles. Frente a ellos, The Glass Castle parece un título poético incluso antes de haber visto la cinta.

El emblema que Destin Cretton  construye entorno a los sueños, la estabilidad y los vínculos afectivos se edifica a partir de la fragilidad. El castillo de cristal, título en español, retoma las aspiraciones de chicos y grandes en una película que se vuelve una conversación entre la versión adulta y la niñez de cuatro hermanos que han tenido un padre alcohólico, una madre codependiente además de una vida de nómadas.

La película formó parte de la Selección Oficial del Festival Internacional de Cine de Morelia, de ella podemos esperar una etiqueta que garantiza al espectador una obra seria y de calidad. Es probable que no pase a la historia como un clásico, mucho menos como un referente importante, en cambio nos ofrece justas porciones de dramatismo combinadas con comedia.

La adaptación del libro homónimo, escrito por la periodista Jeanette Walls, se plantea con un toque que nos recuerda a Captain Fantastic; y aunque el final se torna demasiado rosa en The Glass Castle,  las actuaciones bien son uno a uno en ambas películas. La comparación entre Viggo Mortensen y Woody Harrelson es inevitable, el veredicto dicta el empate.

Sin embargo, Brie Larson da un desempeño aceptable, más no a la altura de su trabajo en  Room. Así, la película de Cretton pierde puntos frente a la obra de Matt Ross, que cuenta con una interpretación más creíble a cargo de George MacKay. En cuanto a la fotografía, nuevamente sale victoriosa Captain Fantastic.

Sí, la comparación es inevitable, por momentos The Glass Castle queda detrás de Captain Fantastic, pero la decisión final queda en el público, ¿prefieren una cinta humana o una fantasía demasiado creíble? Si me lo preguntaran, la familia disfuncional de Larson es buena, pero yo me quedo con Mortensen y su equipo ermitaño, para eso es el cine, ¿no? Para crear ilusiones que parecen reales.

Si no han visto ninguna cinta, vean primero The Glass Castle, que después de su paso por Morelia llegó al resto de las salas mexicanas y después busquen Captain Fantastic, si lo hacen a la inversa, sentirán una pizca de decepción ante la adaptación.

  • The Glass Castle
  • Estados Unidos, 2017
  • Director: Destin Cretton
  • Guión: Marti Noxon, Andrew Lanham (Libro: Jeannette Walls)
  • Con: Brie Larson, Naomi Watts, Woody Harrelson, Max Greenfield
  • Duración: 127 min.
   
Artículo Anterior

Ay Beatriz

Artículo Siguiente

Cuando pase el temblor

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *