0
Shares
Pinterest Google+

La historia de cómo vi Después del Ensayo culmina el día de hoy con estas palabras, su inicio sin embargo, se remonta una semana atrás.

Los nombres de Ingmar Bergman, Mario Espinosa en la dirección, así como Juan Carlos Colombo y Julieta Egurrola como protagonistas, prometían teatro de primera clase. Inmediatamente aceptamos la invitación para asistir a la función de estreno. Con cámara y gafete en mano, me dirigí a presenciar una obra que sinceramente me emocionaba, la presencia de un nombre tan legendario en la historia del cine como Bergman era motivación suficiente. Seré honesto, no soy una persona de teatro y quizá… nunca lo seré.

El tumulto en la taquilla avecinaba una entrada “rasposa”, como dicen en el barrio. El gesto preocupado del staff del Centro Cultural del Bosque fue un preludio del peor de los escenarios: el quórum rebasó la capacidad del teatro y muchos, nos quedamos sin presenciar el ansiado estreno.

Debo aclarar que esto no es una queja, el equipo del Centro Cultural del Bosque fue siempre amable y trabajó hasta el fin para ofrecer un espacio a todos. Al final, perdimos la batalla y la logística fue superada por la demanda, en fin… gajes del oficio.

Siete días después, gracias a la amabilidad de Artilugio -agencia de comunicación de la obra- y al feroz seguimiento de nuestro director de relaciones públicas, recibí una cortesía para asistir a Después del Ensayo.

Para de una vez por todas transformar esta crónica en una reseña, he decidido plantearme una pregunta: ¿Valió la pena esperar para ver Después del Ensayo? La respuesta es sí.

La obra, creada a partir de un guión del legendario cineasta Ingmar Bergman, tiene tintes bergmanianos de inicio a fin. La escenografía simple y fantasmagórica, remite a los ambientes nostálgicos típicos de la filmografía del cineasta. A través de un vidrio oscuro, Saraband o Secretos de un Matrimonio, se pasean por la puesta en escena de forma constante.

Después del ensayo es un compendio de todas las obsesiones de Bergman: la vejez, la juventud, el proceso creativo, el choque de egos entre el director y sus actores. Mario Espinosa entendió la esencia del guión y ha creado un perfecto paraíso para los seguidores del cineasta.

La obra se compone de largos duelos actorales intercalados entre los tres actores en escena. Juan Carlos Colombo no ha tenido la mejor de las noches, por momentos luce distraído y trastabilla con los diálogos constantemente, sin embargo, no existe en México alguien mejor para traer a la vida a Henrok Vogler que él. Hay mucho de Bergman en Colombo: la intelectualidad, la neurosis, la mirada torturada, todo está ahí y cuando es explotada al máxima por el actor, aparece la magia.

Por su parte, la señora Julieta Egurrola le da a la obra la locura, la comicidad y la explosión. Cuando aparece en escena, detona las situaciones y nos saca de la hipnosis filosófica de los diálogos.

La joven actriz Sofía Espinosa es una grata sorpresa. Compite de forma admirable con estos dos monstruos de la actuación y aunque es la más joven, dota a la obra de tranquilidad y equilibrio. Su actuación ecuánime y sensible siempre está a la altura de la situación.

Después del Ensayo es teatro robusto, lleno de pequeños detalles, de sutiles destellos de brillantez a los que hay que estar muy atentos, y los diálogos… qué buenos diálogos: “Rakel, sé que nunca crees nada de lo que te digo, pero trata de creerme esta vez… siempre he creído en ti”. Lo dicho, Bergman de inicio a fin.

Al final ha sido una jornada feliz de buen teatro, un alegre desenlace para una caótica jornada de una semana de espera.

Pocas veces las travesías por las que pasamos para escribir un simple texto son reflejadas en la publicación final. Hoy me atreví a cruzar esta línea no para victimizar nuestra profesión, simplemente para recordarme a mí mismo que escribir es más que sentarse frente a la computadora a inventar palabras, frases y párrafos.

No me puedo quejar de mi trabajo y seguramente mis colegas -cuyas aventuras incluyen traslados imposibles para reseñar Desert Trip o persecuciones interminables por una entrevista en la FIL Guadalajara-, estarán de acuerdo.

  • Autor: Ingmar Bergman
  • Dirección: Mario Espinosa
  • Con: Juan Carlos Colombo, Julieta Egurrola y Sofía Espinosa.
  • Primera Temporada
  • México, 2017

 

   
Artículo Anterior

Jugadores

Artículo Siguiente

Hello, I love you

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *