0
Shares
Pinterest Google+

La pasión es un sentimiento arrebatador e incontrolable, muchas veces intempestivo como el mar, y de un momento a otro puede arrasar con todo a su paso. Por eso, más vale no ceder a las pasiones y menos cuando son carnales, porque no sabes cómo puede terminar todo; quizá solo te lleves un revolcón de ola o, termines en el fondo del mar.

En esta ocasión la temperatura sube y las oleadas llegan hasta el Foro Shakespeare con la obra Cuando calienta el sol, una puesta en escena del director y dramaturgo José Caballero,  quien utiliza la improvisación como recurso actoral para contar una historia viva y llena de matices;  y aunque siempre llega a un mismo fin, nunca lo hace de la misma forma.

En escena vemos a Antonio (Roberto Valdéz) un joven pescador e hijo de Jasón (Bruno Bichir), quien tras enviudar, se casa con Sofía (Itari Marta), una joven mujer que  lleva a vivir a casa con su hijo. 

La relación entre padre e hijo es casi inexistente, pero el verdadero problema surge cuando Antonio conoce a su “nueva mamá”, y ambos terminan cegados por la pasión y el deseo que ahora recorre sus venas. Mientras todo esto ocurre, Chucho (Eduardo López Pueblo), el ayudante de la casa, es el encargado de narrar la historia con una serie de corridos que la aderezan.

Basado en el mito griego de Teseo y Fedra, y en el texto Deseo bajo los olmos de Eugene O’Neill, Cuando calienta el sol es un montaje que te introduce en la pasión prohibida de una pareja y las consecuencias que esto traerá. La seriedad del  conflicto amoroso del que te hacen cómplice y que te mantiene expectante,  se rompe con un toque de comedia que surge de la improvisación de los actores; quienes de una forma sutil te llevan de la tensión a la risa.

Este montaje no solo experimenta en la forma híbrida en la que está siendo proyectado al público, también involucra de manera muy hábil la situación por la que todos estamos pasando, al tener al personaje de Bruno Bichir de forma remota, es decir, su actuación es en tiempo real, pero no está en escena, lo tenemos proyectado en una pantalla. De esta manera, el montaje también es híbrido y sirve como un ejercicio testimonial de lo que ocurre en el mundo actualmente, porque las pantallas ya se volvieron una extensión más de nosotros.

Cuando calienta el sol tendrá dos funciones más el próximo jueves 10 y 17 de diciembre en el Foro Shakespeare (Zamora #7 Col. Condesa) a las 20:30 horas, las cuales serán transmitidas en línea y los boletos pueden adquirirse en la página del foro (https://boletos.shakespeareycia.com/eventperformances.asp?evt=117). No pierdas la oportunidad de ser parte de esta historia de amor, traición y muerte.

   
Artículo Anterior

Entrevista Juan Carlos Ayvar

Artículo Siguiente

Flor Acevedo. Un mundo de baile, canto y actuación

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *