0
Shares
Pinterest Google+

El director Cristian Mungiu, cabecilla de la nueva ola de directores rumanos que han conquistado a la crítica especializada, presentó su nueva película en el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).

Graduación habla sobre un padre que pone a prueba su ética a fin de lograr que su hija tenga un mejor futuro, una beca escolar que le dará un boleto para salir de Rumania. Los planes de la familia de clase media son interrumpidos por un intento de violación que pone en riesgo los exámenes de la joven y su progenitor, un médico de 50 años pondrá a prueba los límites de una sociedad invadida por la apatía, por la doble moral y la frustración de un país atrapado en su depresión.

La película posee una atmósfera de suspenso durante todo su metraje, este suspenso no tiene nada que ver con Hitchcock, Mungiu crea un ambiente de rutina, de hábitos representados a través de largos y sostenidos planos secuencia interrumpidos por actos de violencia que dan la sensación de que en cualquier momento algo va salir mal.

Graduación habla sobre el pesimismo que impera en Europa del este, habla sobre los caminos espinosos de la burocracia, sobre el valor de la ética en el mundo occidental actual pero sobre todo, habla sobre la culpa, ese sentimiento que nos pesa en los bolsillos como toneladas de rocas.

Cristian Mungiu ha creado una película densa y de difícil asimilación, la naturaleza fría de los rumanos hace complicado que la audiencia conecte a un nivel emocional, los diálogos son escasos y la acción mínima, sin embargo, si logras engancharte con la propuesta del director la recompensa es grande, el lenguaje es poderoso y te encontrarás con tres o cuatro escenas que deslumbran por su potencia.

De alguna forma, Mungiu es un pupilo de Michael Haneke y emula su talento para atacar a la sociedad occidental, como el austriaco, construye sus infiernos a partir de la tensa calma, de la fealdad de sus personajes, de la indiferencia de un mundo que observa apasiblemente cómo se quema en las llamas.

La rumana ha sido una cinematografía sobrevalorada últimamente, festivales como Cannes o San Sebastián la han puesto en una cumbre que no se merece, sin embargo, Mungiu ha logrado desmarcarse de sus compatriotas y ha demostrado un gran talento, si bien su graduación no ha sido con honores, podemos decir que  llegó vestido a ella con toga y birrete.

  • Graduación (Bacalaureat)
  • Cristian Mungiu
  • Guión: Cristian Mungiu
  • Con: Vlad Ivanov, Maria-Victoria Dragus, Ioachim Ciobanu, Adrian Titieni
  • Rumania. 2016
   
Artículo Anterior

Yo, Daniel Blake

Artículo Siguiente

Good Bye, Lenin!

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *