4
Shares
Pinterest Google+

Por: Ángel Aguilar

Como lo dijera el maestro Eduardo Galeano: “Rueda la pelota, el mundo rueda”. La forma esférica es tan primaria y tan perfecta a la vez que difícilmente podríamos concebir el mundo sin saber de sus propiedades. Desde conocer la forma de la Tierra hasta circular un balón en una alfombra de césped, así de básica  y compleja es la esfera. Y cuando ésta es proyectada en un rectángulo que también es una forma cotidiana y perfecta para la perspectiva humana; se crea una historia que atrapa y apasiona a toda una hinchada del streaming. Para amantes, no tan amantes y hasta detractores del fútbol, nació Club de Cuervos, de dos figuras básicas, de dos pasiones, de dos entretenimientos; así cimbró su éxito.

Netflix anunció el pasado diciembre los estrenos que llegarían en enero, entre ellos el que más revuelo causó a los usuarios de la plataforma fue la cuarta y última temporada de Club de Cuervos. El hit local de la franquicia se estrena este viernes 25 de enero, muchos de los fans  de la serie estuvieron contando y lamentando los días para dicho momento, pues si bien se conocerá el destino del equipo ficticio más popular de México, también serán los últimos partidos de la parvada.

Hugo Sánchez y Chava Iglesias

Gaz Alazraki y Michael Lam, creadores de tan popular serie, supieron pegarle a la audiencia mexicana, proyectando una historia centrada en el deporte más popular en este país: el fútbol. Esto sumado a un guión vertiginoso, pero que no es lejano a la realidad, que asocia situaciones verídicas dentro del balompié y considera la posición actual de la sociedad mexicana. Forman una comedia dramática que deja hambriento de más episodios hasta al espectador menos interesado por el gol. Mención especial a los actores que dan vida los personajes, (protagonistas, antagonistas y secundarios), cada uno de ellos tiene el poder de darle un giro al relato que mantiene pendiente al televidente.

La historia de los hermanos Iglesias se popularizó desde su lanzamiento en 2017, dos años después Netflix recoge la cosecha con cuatro temporadas sumamente redituables y que seguro marcarán una pauta en las futuras series de producción nacional. La fusión de comedia con fútbol fue la clave para que Club de Cuervos tuviera la aceptación y  se quedará en el gusto de la gente; dos géneros entre ellos distantes, pero ambos populares en el entretenimiento mexicano.

Luis Gerardo Méndez y Mariana Treviño interpretan a los hermanos Iglesias, protagonistas de esta comedia donde se disputan la presidencia del club de futbol que les dejó su difunto padre (Los Cuervos de Nuevo Toledo). Ambos actores hacen un trabajo excepcional, sumado a los personajes secundarios y antagonistas que detonan toda clase de conflictos en el vestidor, dirección y entorno de los Cuervos.

Isabel Iglesias y Carmelo

Lo relevante e interesante del relato es la similitud con la realidad. Los Cuervos Negros Salvajes de Nuevo Toledo pasan por problemas cotidianos en el balompié azteca. La batalla de egos entre presidentes de clubes, las diferencias entre la parte directiva y deportiva de los equipos, las sensaciones, filias, fobias, excesos, extravagancias, lujos, desigualdades, miedos y limitaciones que tienen los jugadores de futbol profesional; que aunque hagan cosas mágicas con el balón sobre el pasto, no dejan de ser humanos y personas que tienen problemas como cualquier fanático que paga su boleto o prende su televisor para ver al equipo de  sus amores.

Sumando los temas de corrupción, las cantidades obscenas de dinero que circulan alrededor del futbol, los Godfathers en la liga de primera divisón, las guerras sucias que manchan al deporte y el ciento de artimañas que cometen los hombres de pantalones largos por tener a su equipo en la élite del futbol. Lo que hicieron Alazraki y Lam parece ser más que una mera coincidencia.

A Luis Gerardo Méndez, que se consolidó con la cinta Nosotros los Nobles (también de Gaz Alazraki), se le avecina el reto de salir del estereotipo de un personaje, pues Chava Iglesias no dista ni un poco de Javi Noble, joven rico de veintitantos que vive en los excesos y busca convertirse en un hombre maduro. Méndez ya inició ese proceso con el protagónico en Bayoneta, buscando ser recordado por otro tipo de tramas e historias.

Por otro lado está Isabel Iglesias (Mariana Treviño), mujer inteligente, de convicciones firmes y de un amor eterno al legado de su padre. Treviño vive el mejor momento de su carrera, pues la serie le abrió la puerta a protagónicos en producciones fílmicas nacionales. El reto para ella es aprovechar el trampolín y mantenerse en el gusto del público.

“Tony”, “Potro” y “Cuau”.

No solo Mariana Treviño se subió al tren de la popularidad gracias al Club de Nuevo Toledo, actores como Jesús Zavala (Hugo Sánchez), el argentino Joaquín Ferreira (Potro Romani), Alosian Vivancos (Aitor Cardoné),  Ianis Guerrero (Moisés Suárez) y cada uno de los jugadores de los cuervos se han ganado el cariño y reconocimiento de los espectadores sin ser los protagonistas. A tal grado que la serie cuenta con dos spin-off de personajes secundarios: La Balada de Hugo Sánchez y Yo Potro.

Un factor que marca el éxito de esta serie son los patrocinadores que han estado presentes en cada una de las temporadas. Desde marcas de ropa deportiva (una por cada temporada), hasta apariciones de personajes influyentes del futbol  profesional de Liga MX. Los Cuervos hicieron una fusión única de entretenimiento con merchandising, el hecho de que sea un equipo de ficción no impide que haya una línea de artículos oficiales como la de cualquier equipo de futbol real. Un fenómeno que podría marcar una era.

Los fans esperan el estreno de la última temporada con la emoción y la nostalgia que acompaña al espectador, a sabiendas que es el fin de su serie favorita. El suspenso del destino de los hermanos Iglesias y de los Cuervos está por saberse. Netflix presume en el trailer de la cuarta temporada la alineación histórica de la ahora Peste Negra, se nota el retorno de Potro Romani y el crack internacional Aitor Cardoné al equipo comandado por el histórico Moisés Suárez, ¿será que está vez los Cuervos sí alcanzarán una estrella? Eso lo sabremos con esta última temporada, al pasar por esa sensación de la que habló el maestro Galeano: “Y yo me quedo con esa melancolía irremediable que todos sentimos después del amor y al fin del partido”, o al final de una serie.

  • Club de Cuervos
  • México, 2015
  • Dirección: Gary Alazraki, Carlos Armella, Mariana Chenillo, Luis Gerardo Méndez
  • Guión: Gary Alazraki, Michael Lam, Alessia Costantini, Jay Dyer, Russell Eida, Mark Alazraki, Manuel Rosemberg, Michael Svoboda, Marcos Bucay, Moises Dayan Schneider, Luis Gerardo Méndez.
  • Con: Luis Gerardo Méndez, Mariana Treviño, Stephanie Cayo, Daniel Giménez Cacho,Ianis Guerrero, Antonio de la Vega, Joaquín Ferreira, Ricardo Mestre, Claudia Vega,Jesús Zavala, Jonathan Levit, Andrés Montiel, Sofía Sisniega.
  • Duración: 43 minutos p/episodio.

 

   
Artículo Anterior

TRES DÉCADAS SIN EL GENIO

Artículo Siguiente

Oye José Emilio ¿Por qué tuviste que salirte de este mundo esa mañana?

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *