1
Shares
Pinterest Google+

Para crear un producto cinematográfico es necesaria la conjunción de una serie de elementos humanos, técnicos y creativos que hacen que una idea se materialice y se pueda apreciar a través de las pantallas por todos los espectadores. Uno de esos elementos está presente todo el tiempo, lo apreciemos o no. Es un elemento que implica movimiento y quietud; implica color y escasez; panoramas y detalles: la fotografía. En entrevista con Bogart Magazine, el cinefotógrafo saltillense Jaiziel Hernández nos ha hablado de su trayectoria y de las historias que retrata en sus tomas; nos ha hablado de realidades y ficciones.

         Jaiziel cuenta que cuando empezó a estudiar cine no se hubiese imaginado que esta área sería por la que se decantaría; asegura que fue en la práctica cuando comprendió lo importante que son las imágenes visuales para contar las anécdotas; para estar al servicio de los personajes y las ideas; al servicio de un buen guion. ‘’En el primer documental que hice como director, la situación era algo más experimental; era un juego de imágenes y de observación. Fue con Hasta los dientes que empecé a fotografiar lo documental; lo social’’, expresó el artista quien se ha especializado en este género.

         Es precisamente el documental Hasta los Dientes* (2018) —proyecto que realizó bajo la dirección de Alberto Arnaut y donde hablaron del asesinato y la difamación de dos estudiantes de excelencia del Tecnológico de Monterrey por parte de militares mexicanos— el trabajo que les otorgó un Premio Ariel. ‘’Fue la tesis de Alberto, quien es amigo mío. Es un proyecto que tardó cuatro años desde que se empezó a grabar hasta que vio la luz. Empezamos sin presupuesto, pero después pudimos conseguir algunos apoyos. Me siento contento de saber que logramos nuestro objetivo: hablamos del tema, no dejamos que quedara enterrado, las cosas se movieron’’, comentó el también guionista.

         Cuando se le cuestionó acerca del debate que se ha creado alrededor de la función social del arte, Jaiziel afirmó que a pesar de que el cine también puede ser entretenimiento, le parece mejor que sirva para ayudar a las personas; que no sea solo algo estético, sino que pueda causar un cambio para bien. Además, manifestó que, si no es en el tema de lo social, al menos debe servir para que el espectador pueda identificarse con los personajes y con las historias, resignificar lo que vio y llevárselo para conversarlo en su espacio personal.

         Hablando de la realización de documentales, aseveró que la dificultad se encuentra en las distintas versiones que puede tener una historia. ‘’Hay que tomar una postura cuando realizas un trabajo aunque al final te equivoques. La creación es una especie de hipótesis en la que crees y que puede resultar fallida o no. Simplemente hay que hacerlo e intentarlo’’. A diferencia de éstos, mencionó que en el ámbito de la ficción —género en el que debutó este año con su largometraje Días de Invierno— pudo finalmente narrar una anécdota del lugar donde creció; una historia íntima de lo que es el desapego, el crecer y buscar tu lugar en el mundo.

’Hay muchos buenos cinefotógrafos en nuestro país. A lo largo de los años aprendí que no hay que esperar a terminar una carrera o a que lleguen las oportunidades, hay que agarrar cualquier cámara y practicar, experimentar con lo que se tenga a la mano. Así es como muchos de los grandes cineastas se forman. Eso es lo que yo podría recomendar para las nuevas generaciones’’.

         Asimismo, el realizador de Florería y edecanes (2011) —cuyo trabajo ha participado en festivales internacionales como Visions du Réel—, exhortó a los nuevos creadores a contar historias que vayan más allá del narcotráfico y la violencia, pues opinó que a pesar de que son temas que se encuentran de forma constante en la agenda mexicana, existe una variedad de situaciones de las que se pueden hablar y cuyo motor principal debería ser la urgencia de expresarlas en ese momento. Finalizó con la idea de que no todo puede ser totalmente social ni totalmente personal sino que «debe haber un equilibrio entre ambas motivaciones para lograr un trabajo de impacto».

 *Hasta los dientes se encuentra disponible en la plataforma Netflix.

   
Artículo Anterior

Jorge Carrión presenta “Lo viral o el nervio de lo presente”

Artículo Siguiente

¡Eterna existencia a la FIL Guadalajara!

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *