4
Shares
Pinterest Google+

Cuando somos pequeños vivimos en una especie de hábitat protegida en la que nuestros padres nos procuran, sin importar qué deben hacer, para que no nos haga falta nada.

La infancia de Christian De Dios (Colombia) no fue la excepción. “Desde muy niño tuve la fortuna de saber lo que quería hacer, sabía que quería ser actor y mi madre siempre me apoyó; lo recuerdo y me enorgullece mucho porque era una mujer humilde, pero con un espíritu grandísimo de ver a su hijo triunfar y eso me llenó de amor por mi profesión”. Gracias a su madre De Dios aprendió la importancia de disfrutar día a día.

Cortesía

Durante nuestra charla, recordó los ambientes de su infancia; marcada por el ritmo de una máquina de coser. Sus primeros años los pasó admirando un teatro antiguo donde proyectaban películas viejas. Aquel lugar que parecía mágico le arrancó varios suspiros e incluso despertó inquietudes mientras le sembraba la pasión por el cine. 

Esos sueños de niño se vieron materializados años después; la primera oportunidad actoral que tuvo Christian De Dios fue en la serie juvenil: Francisco, el matemático. Después tuvo participaciones en producciones de FOX TeleColombia como: Cumbia Ninja, El Capo, Lynch, Kadabra, El Gran Robo, Amas de Casa Desesperadas -serie de Walt Disney filmada en Argentina-, y Mujeres asesinas.

Su carrera lo ha llevado a Colombia, Argentina y ahora a México, “Llevo 5 años en México, con mi esposa. Somos naturalizados, estamos muy felices y nos hemos dado un abrazo eterno de amor con este país”, confesó.

Cortesía

Actualmente, es parte de Enemigo íntimo, serie que inicia este 22 de junio, su segunda temporada y es transmitida por Telemundo Internacional (producción de Argos y Netflix). En ella, interpreta al personaje de El Cóndor  y comparte pantalla con: Fernanda Castillo, Raúl Méndez y María del Carmen Félix. Con gran seguridad augura el éxito de la serie. 

“El Cóndor es un colombiano de gran carácter y gran capacidad de liderazgo, es uno de los presos que mayor poder tienen en las Dunas. Es vivaracho, los hace reír, pero en su parte ruda es muy fuerte, inteligente, muy ágil, por eso le dicen El Cóndor, porque siempre está a la expectativa de lo que puede cazar a lo lejos”.

El actor reconoció que por su aspecto duro, suele recibir llamados para interpretar a villanos, pero él lo disfruta a sabiendas de que siempre tienen el privilegio para hacer  lo que el protagonista no puede.

“Leo los diálogos y comienzo a pensar psicológicamente por qué dice esto, qué lo llevó a decirlo. Me gusta trabajar psicológicamente a mis personajes, los acompaño con la observación; en la calle, en cosas con las que me encuentro a diario dan mucho material para ocupar”.

Cortesía

Es con su esposa, la también actriz Sofía Blanchet, con quien dialoga e intercambia perspectivas sobre los personajes, los ponen a prueba e incluso contribuyen a la creación de ellos. El cóndor no fue la excepción y la producción quedó encantado con la propuesta del diente de metal y unas plumas muy características. 

  • ¿Por qué decidiste participar en esta producción?

“Me pareció muy padre y entendí que era una gran oportunidad, Telemundo es una gran ventana, y cuando tienes esa oportunidad debes tomarla. Lo estudié, hice mi audición y me regresé a Colombia. Ahorita me doy cuenta de que está rindiendo frutos, que es un personaje que quiero mucho, así como los anteriores que he hecho, están ahí en un árbol que estoy construyendo y espero en Dios estar ahí para ir creando y disfrutando”.

Cortesía

Tras 22 años de carrera como actor, Christian ha decidido que ser histrión es solo una faceta. Por ello, desde hace un par de años emprendió un proyecto junto a Sofía Blanchet, así nació “GOD`S WILL HATS”, un atelier de sombreros que realizan con diseños propios y de manera artesanal.

“A mí me encanta todo lo de las manualidades, todo lo que es artesanal y obviamente la actuación la llevo al lado más profundo que se pueda como si estuviera en los pantalones de ese personaje”.

   
Artículo Anterior

TERCERA LLAMADA : LIVE ONLINE NOW

Artículo Siguiente

Creampie: una historia diferente para tiempos diferentes

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *