5
Shares
Pinterest Google+

Dentro de su brillante catálogo de interpretaciones abundan los grandes nombres: Arturo Ripstein, Guita Schyfter, Sebastián del Amo o Jaime Humberto Hermosillo son solo algunos de ellos. Su trayectoria, digna de alabanzas y adjetivos, no ha logrado deslumbrar su sencillez, sabiduría y ganas de seguir aprendiendo.

Solo han pasado un par de minutos desde que platicamos con Esteban Soberanes y ya estamos seguros que estamos ante un hombre de ideas, no de ocurrencias…

Esteban, antes que nada queremos felicitarte por tus 29 años de carrera, ¿qué se siente cumplir casi tres décadas como intérprete?

Esteban Soberanes: Siento que soy una persona muy afortunada, he tenido la oportunidad de trabajar con grandes directores de mi país… de cine, teatro y televisión. Sabemos que es muy difícil mantenerse en esta industria porque los círculos son muy cerrados, porque cada vez somos más actores y actrices, seguir en el gusto del público y los productores no es fácil. Me siento afortunado por tener la oportunidad de hacer papeles que se han quedado en la memoria de la sociedad. 

 

De Ripstein, Fons, Hermosillo y un poco más

Has trabajado con algunos de los directores mexicanos más importantes de los últimos 50 años, Arturo Ripstein y Jorge Fons… ¿qué lecciones has aprendidos de estos grandes monstruos de la dirección? 

ES: Yo añadiría a Jaime Humberto Hermosillo, sólo me falta trabajar con Felipe Cazals para completar a los cuatro grandes directores de la vieja guardia. Trabajar con ellos ha sido muy enriquecedor, conocer los puntos de vista de cada uno a cerca del cine, su forma de filmar, la precisión del maestro Ripstein, de él aprendí la precisión. Con Jaime Humberto Hermosillo hice mi primer largometraje que fue La Tarea Prohibida, que hicimos María Rojo y yo… Jaime Humberto fue como mi padrino en el cine. Estos directores me han dejado experiencia, un motor bien afinado para dejar contentos a mis directores y productores.

Imagen cortesía de Luna Agency

La era de oro de la televisión

Tu currículum cinematográfico es impresionante, pero en televisión has participado en series como Capadocia o XY, dos buenos ejemplos de que se están haciendo cosas muy buenas en la pantalla chica, ¿tú crees que se están haciendo mejores contenidos en televisión que en cine?

ES: Creo que los contenidos han mejorado en los últimos cinco o seis años, los contenidos de televisión son más pensados, para un público más exigente y eso nos ha beneficiado a los actores ya que te compromete a elaborar personajes más complejos. Ahora en televisión se puede ver la pluma detrás de cada guión, la tarea de los actores, directores e incluso de los fotógrafos.

 

Siempre regresamos al teatro

Todos los actores, al menos los buenos actores han tenido un gran aprendizaje en el teatro, ¿para ti qué significa el teatro?

ES: Mi formador es el maestro Héctor Mendoza y he tenido la oportunidad de hacer teatro desde que inicié mi carrera en 1990, estudié con Héctor Mendoza y de ahí estuve en la Coordinación Nacional de Teatro durante más de veinte años trabajando con los directores más importantes como Martín Acosta, Mauricio Jiménez, David Olguín, el maestro Luis de Tavira, Pepe Caballero, solo por mencionarte algunos. Tuve la oportunidad de ser parte del elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro cuando Luis de Tavira la formó.

Creo que el teatro es mi motor actoral, después de trabajar tanto tiempo en la compañía, es difícil que vaya a un casting y no me quede. Antes salía de los castings pensando que me había faltado algo, que no había dado el 100% y después de la compañía las cosas han sucedido de diferente manera. El personaje de La Guzmán me lo gané en un casting, no fue dedazo de nadie o apadrinamiento de nadie y creo eso me lo dejó la teatralidad. 

 

El trabajo de investigación de un actor 

Nos comentabas de tu paso por la serie La Guzmán, ¿cómo fue interpretar un personaje de la vida real (Emilio Guzmán, tío de Alejandra Guzmán), cuál es tu proceso para apropiarte de este tipo de personajes?

ES: Siempre hago un trabajo de campo ya sea en teatro, cine o televisión; en este caso los escritores hicieron un gran trabajo al bordar este personaje, con este toque que tienen los Guzmán, que son pasionales, simpáticos pero que también pueden ser muy duros y que tratan de cuidar a su familia. El personaje que interpreto es un tío con características de padre, yo crecí escuchando la música de esta familia y eso me dio muchas herramientas para construir el personaje.

Yo rescaté mucho el tema del amor paternal que se tienen Alejandra y Emilio, es un amor que yo siento por mis hijas. 

Imagen cortesía de Luna Agency

Las tres reglas para aceptar un guión

Al observar tu trayectoria, nos queda claro que tu carrera se basa en calidad, no en cantidad… ¿cuál es el proceso que sigues para aceptar o rechazar un proyecto?

ES: Al iniciar mi carrera me dijeron que tenía que encontrar tres cosas en un guión: primero que el personaje fuera interesante, después que tuviera un buen crédito y por último que tuviera buena paga… yo creo que siempre se me han olvidado las dos últimas (risas). 

 

Los reporteros Bizbirije

No te vamos a mentir Esteban, la siguiente pregunta te la hacemos más como fans que como periodistas: ¿qué significó ser parte de un programa tan importante para toda una generación como Bizbirije?

ES: Para mí fue maravilloso, yo estaba haciendo teatro en la UNAM en aquel entonces, en los escenarios más importantes del país… entonces me llamó Gustavo Lozas (productor del programa), habían estado seis meses con Plutarco Haza… Plutarco se tuvo que ir porque empezó hacer novelas en Azteca, Gustavo me llamó directamente, al día siguiente fui a una audición y la química con los pequeños fue inmediata. 

Este programa me dejó grandes amigos y una gran experiencia… Crecer con toda una generación y ser parte del imaginario de tantos chavitos que además me he encontrado en el camino… me he encontrado con muchos periodistas que fueron reporteros Bizbirije y que me dicen: ¡yo por ti me dediqué a esto!

Yo creo que con Bizbirije le dimos la frescura que en ese momento necesitaba la televisión mexicana.

 

El maestro Soberanes

Esteban, hemos hablado mucho sobre tus maestros de actuación pero también tienes otra parte en tu vida. Actualmente, tú impartes un taller llamado El Actor frente a la Cámara… ¿qué tan importantes es para ti compartir tu conocimiento?

ES: Yo realmente nunca quise dar clases porque no me considero un pedagogo, yo soy más un actor intuitivo. Empecé a dar este taller el año pasado con el maestro Héctor Holten, que lo habrán visto en la serie de El Chapo como Salinas de Gortari, yo a él lo conocí en la Compañía Nacional de Teatro y decidimos dar este taller juntos.

Para mí es muy importante un actor que se prepara, es como me decía el maestro Mendoza: un actor que no está en formación, está en deformación.

 

 El Padrino

¿Tienes alguna influencia actoral?

ES: Existen muchos actores nacionales que admiro como Héctor Bonilla, a nivel internacional me gusta mucho Al Pacino, me emociona mucho saber lo que tuvo que hacer para tener el papel en El Padrino, él tuvo muchos problemas, los productores no lo querían en la película porque no era conocido, al final tras varias audiciones todos en el set se dieron cuenta que había nacido para interpretar a Michael Corleone. 

Imagen cortesía de Luna Agency

Esteban… el Toro

Has trabajado con algunos de los realizadores más importantes del país, ¿con qué director vivo o muerto te hubiera gustado hacer una película?

ES: sin duda con Ismael Rodríguez, era uno de esos directores que convertía a los actores en estrellas, basta ver lo que hizo con Pedro Infante en Nosotros los pobres. Con actores me hubiera gustado trabajar con Ricardo Darín. 

Después de una charla muy enriquecedora, el actor nos dejó para seguir disfrutando de unas merecidas vacaciones con su familia. La entrevista con Esteban Soberanes nos dejó dos grandes lecciones y una tarea muy importante:

  • Lección 1: recordar la importancia de la actuación.
  • Lección 2: recordar la importancia de los buenos actores.
  • Tarea: celebrar los 29 años de Esteban Soberanes.
   
Artículo Anterior

George Kaplan estrena corta temporada

Artículo Siguiente

Mexicanidad y escenarios: Los Metro 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *