0
Shares
Pinterest Google+

La obsesión del mercado hispano por tropicalizar contenidos a fin de hacerlos más accesibles a nivel comercial, o la dificultad para traducir a idiomas como el cantonés o el mandarín, han traído como consecuencia traducciones de títulos de películas bizarros, engendros lingüísticos y conceptuales que rayan la ridiculez.

Ejemplos hay por decenas, en Bogart Magazine les traemos 10 aberraciones que no podrás creer:

Outside Providence = No puedo perderte por algo tan tonto como el sexo

La olvidable comedia juvenil de Michael Corrente, dio a luz a una de las traducciones más desangeladas, largas e ilógicas de la historia del cine. A falta de una traducción literal del título original, así como la carencia de imaginación de las distribuidoras españolas, se decidió hacer una especie de mini reseña que derivó en este ridículo título.

Psycho = La madre era él

El problema de este título no es la horrenda sintaxis, la falta de inspiración o el sentido común para hacer una traducción literal: Psicosis. La gran catástrofe de esta traducción, es el monumental spoiler que las distribuidoras portuguesas dieron a su público.

Pretty Woman = Me casaré con una prostituta para ahorrar dinero

La primera joya china llega a nuestra lista. La traducción del clásico protagonizado por Julia Roberts y Richard Gere no solo es ridícula, sino un tanto misógina y por qué no decirlo… avara.

Ice Princess = Soñando, soñando… triunfé patinando

Una de las favoritas de la lista. Los distribuidores españoles no sólo se conformaron con hacer pedazos el título original de la película juvenil de estudios Disney, también agregaron una pícara rima que quedará para la posteridad.

Annie Hall = Dos extraños amantes

La traducción del clásico de Woody Allen es una de las pruebas más contundentes de la obsesión que tenemos los hispanos por tropicalizar todo. Al no tener una traducción literal para un nombre propio, los artistas de la distribución se decidieron por un título cursi y simplón. Supongo que debemos agradecer que la película no se llame Anita Hernández.

Babe = La futura empanada feliz que habla y resuelve problemas agrícolas

Desde Hong Kong nos llega esta ilógica y desconcertante traducción de la historia del puerquito valiente. Sin duda nos deja ver que los asiáticos no son grandes fanáticos de la comunidad porcina.

Jaws = Los dientes del mar

El clásico de Spielberg fue dignamente traducido por los hispanos con un sobrio: Tiburón. Sin embargo, los franceses quisieron ser más poéticos y realizaron lo que terminó siendo una traducción risible.

Fast and Furious = A todo gas

La conocidísima saga de coches no necesita una traducción para ser reconocible, sin embargo, los traductores ibéricos insistieron en agregar una frase para hacerla más “española”. A todo gas me recuerda a película de ficheras.

Some like it hot= Con faldas y a lo loco

El clásico cómico de Billy Wilder sobre dos hombre que se disfrazan de mujeres para escapar de la mafia, fue acribillado al llegar a las salas españolas con una traducción vulgar digno de una telenovela de TV Azteca.

After hours= ¡Jo, qué noche!

La traducción del clásico neoyorquino de Martin Scorsese, es la obra de un completo imbécil o de un genio incomprendido. Sin duda una de las cumbres del humor involuntario de la traducción, ¡jo, qué título!

   
Artículo Anterior

Cannes: en azul y rojo

Artículo Siguiente

Madre...santa!

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *