0
Shares
Pinterest Google+

La música expresa lo que no puede ser dicho y aquello sobre lo que es imposible permanecer en silencio

 Víctor Hugo

Tuvimos la oportunidad de platicar con Roco Casillas, miembro fundador, vocalista y bajista de la banda El monstruo son los otros, agrupación que posee un estilo musical inigualable. En esta charla, Roco nos llevó a través de un viaje dimensional, cósmico y musical para dar a conocer el trabajo de la banda; es una plática muy interesante, con conceptos muy específicos de un grupo de músicos que provienen de otro espacio-tiempo, que por azares del destino se quedaron en nuestra dimensión y país. Pero entremos en materia:

VIAJEROS DIMENSIONALES, CÓSMICOS Y MUSICALES 

Tal vez muchos de ustedes se están preguntado ¿Dónde surgió «El monstruo son los otros»? Pues Roco Casillas, nos da un amplio recorrido:

La gente debe saber que venimos de otra dimensión, de una ciudad llamada La Nueva Tenochtitlán del Temblor, la cual fue destruida por un gran terremoto, este formó una grieta por la cual pudimos escapar a la realidad de la Ciudad de México y a su dimensión. De manera empírica comprobamos que existen universos paralelos, que la Ciudad de México y nuestra Ciudad de Tenochtitlán se parecen muchísimo. Pudimos refugiarnos aquí, pese a que nos ha costado adaptarnos; llevamos en su dimensión cinco años, desde entonces hemos intentando mantener nuestra civilización vigente a través de nuestra cultura, historias y de un códice sonoro como premisa.

Foto: Abigail Calavera

EL FUNK AND ROLL Y LA MÚSICA 

Estimados lectores estoy seguro que algunos nunca habían escuchado el término funk and roll y me incluyo, en esta magnífica entrevista lo conoceremos y sabremos de qué se trata a través de uno de sus creadores, Roco Casillas explicó a detalle: 

A través de la música de “El monstruo son los otros”, los seguidores encontrarán una cultura y una civilización que refleja la propia; encontrarán el funk and roll, un género traído de La Nueva Tenochtitlán; además de melodías peculiares en el sentido narrativo, son canciones que cuentan historias, fomentan la tradición oral, retratan personajes, te hacen bailar, pero también pensar e imaginar una ciudad que solo existe en la música.

En su dimensión los géneros musicales son más cuestiones descriptivas que perspectivas, la música de “El monstruo son los otros” comparte características con la música que se practica en su cultura, esa es parte de la riqueza de la banda, permite hacer una comparación con los referentes de su dimensión.

REFERENTES MUSICALES

Para Roco Casillas no tendría sentido nombrar a sus referentes musicales porque todos están muertos y aparte son de otra dimensión, pero sí nos habló de cómo la música se ha convertido en un proceso fundamental para comunicarse. Nos contó cómo es que han estudiado la música para encontrar exponentes como Los Nena, banda de rock urbano que los ha fascinado con sus letras.

Algunos músicos que han influido en su sonido, además de impulsar su carrera, nos confesó, fue  Jesse U. y Luisa Almaguer. Figuras que han contribuido para que su música fluya y conecte con su audiencia

TEXTOS Y CÓDICES SONOROS 

El trabajo más reciente de El monstruo son los otros es Crónicas de Nueva Tenochtitlán, pero ¿qué son estas crónicas? ¿qué se encontrará el público al escuchar sus canciones?, Roco fue muy explícito en este tema. 

Parte fundamental de estar en esta dimensión y lo que ha evitado que nos suicidemos es que tenemos bajo nuestro cargo la encomienda de mantener viva nuestra civilización, esto lo hemos hecho a través de una de las características principales de nuestra sociedad que es la música y las canciones, es decir la historia a través de la música. 

El punto fue elaborar un proceso de recuperación de textos sonoros y a través de este proceso acceder a nuestros ancestros, recibir su música y canalizar a esta dimensión; ha sido un proceso de recordar cosas que habíamos olvidado, que ni siquiera sabíamos y pensamos que puede ser un registro digno de nuestra cultura y nuestra civilización.

Foto: Abigail Calavera

EL OBJETIVO DE “EL MONSTRUO SON LOS OTROS”

Toda agrupación tiene un objetivo o metas, El monstruo son los otros ¿qué  quiere lograr? ¿cuál es su principal objetivo? Esto fue lo que nos respondió Roco. 

El objetivo más tangible y que puede ser alcanzado por el simple hecho, es no caer en el olvido, nuestra civilización ya sólo vive en recuerdos y en música; este es un tipo de escapatoria ante la muerte, obviamente la muerte es ineludible y eventualmente moriremos todos, nadie escuchara lo que hemos hecho, la idea es esa, mantener a Nueva Tenochtitlán reverberando incluso si la fuente de sonido ha callado, que su eco siga sonando incluso en otras dimensiones.

SUS MELODÍAS 

Al abordar el tema de las canciones, me llamó la atención que La Nueva Tenochtitlán y la Ciudad de México tienen cosas en común, por lo que quise profundizar en el tema y seguir indagando:

En cuanto a las canciones encontrarán por ejemplo Oración del músico, una melodía que en La Nueva Tenochtitlán utilizamos para encomendarnos como músicos a la tarea de sacar el pan, sacar el hueso, ahí está el tema religioso al ritmo de algo que ustedes llaman punk.

Tenemos una canción que se llama 21, habla de una tradición que teníamos en el transporte público, se nos entregaba un boletito cada vez que subíamos al transporte y ese boleto tenía un folio, si ese folio la suma de sus dígitos daba el número 21, ese boleto se transformaba en una especie de talismán que podría ser intercambiado por el beso de una persona.

También está Moderna música bailable, en esa pieza tratamos de capturar el espíritu de un antro de La Nueva Tenochtitlán, llamada el Dragatitlàn, era un espacio de libertad total, donde uno podía hacer todo lo que quisiera hacer mientras no se hiciera daño a alguien más, la libertad era la meta. 

Pueden encontrar Las balas que nunca caen, una melodía que habla de la decadencia de La Nueva Tenochtitlán, en concreto de una de las víctima y su paso a Mictlán, está dedicada a cuando todo acabó.

Tratamos de plasmar en nuestras melodías el sonido tan terrible que ocasionó este gran terremoto; como puedes ver es una cosa campechana y variada, como un libro de cuentos sonoro de una unidad temática.

APOCALIPSIS TARDÍO 

Esta parte de la entrevista fue un tanto emocional por la situación que estamos viviendo, Roco Casillas habló de hacer un plan emergente de exploración interior, cuando el exterior no está disponible; mencionó que muchas veces el interior es un espacio poco visitado, pues hay muchas distracciones que evitan esa introspección.

La época que estamos viviendo es fundamental para plantar semillas, es decir, cuando el bosque se quema empieza el proceso para renacer, tenemos que aprovechar que estamos en destrucción, en la caída de un sistema, el replanteamiento de lo que era una cotidianidad, a partir de eso, generar las flores del mañana. 

Foto: Abigail Calavera

Es fundamental el viaje interior, mantener un estado emocional, social, intelectual en óptimas condiciones y en completa comunicación, así como aceptar nuestros miedos, angustias, en vez de negarlas o evadirlas con un maratón de Netflix, se trata de aceptar ese dolor, ese duelo y canalizarlo en algo como la música, cuidar nuestras plantas, hacer ejercicio o lo que sea; la opción cuando uno no puede salir hacia el exterior, es salir hacia el interior.

LA MÚSICA COMO AYUDA PARA EL SER HUMANO

Muchos hemos pensado que la música puede ser una escapatoria o ayuda para una sociedad que está un tanto perdida y en decadencia, pero ¿para Rocco es diferente? 

La música es una forma de ritual, es un puente entre individuos; la música no es la respuesta pero si el síntoma, es decir, una música puede reflejar el estado de una civilización y de sus individuos, la música refleja la mentalidad de las generaciones. Creo que en ese sentido hay que estar muy atentos a lo que escuchamos en distintos géneros y no satanizar, más bien cuidar los mensajes que damos al público; al final el conservadurismo sonoro e intelectual no nos lleva a ningún lado, la música no es la salvación, simplemente es el síntoma de una civilización.

INTEGRANTES

El monstruo son los otros está compuesta por un grupo de sobrevivientes de La Nueva Tenochtitlán del Temblor, que en estos momentos están dispersados por diferentes estados nuestro país. Pero ¿quiénes son esos sobrevivientes?, Rocco nos cuenta. 

Cada sobreviviente está en el consulado de La Nueva Tenochtitlán, tenemos a Ángel (trompeta), que está en Oaxaca; Quique (saxofón), él se encuentra en Querétaro; Aníbal (batería), él está en Morelos; Memo (guitarra), que también está en la Ciudad de México pero atendiendo otras cosas; ellos forman la parte del grupo, pero hay otro sobreviviente Xavier Corro, él es músico visual, hace música con sus trazos.

PRÓXIMOS ESTRENOS 

Para finalizar hablamos de los estrenos y presentaciones que “El monstruo son los otros” mantiene en la agenda, de entrada tenían programado un concierto en el Teatro de la Ciudad, pero debido a la pandemia, se canceló y están a la espera de que les den nueva fecha, mientras tanto Roco nos dice que otras cosas vienen para banda.

Estamos por presentar en audio y video las últimas canciones de un concierto que tuvimos en la Sala Julián Carrillo de Radio UNAM, fue un acto muy lindo porque transmitimos a través de Frecuencia Modulada y eso nos da esperanza de que alguien en el universo nos escuche más allá de esta ciudad; entonces aprovechamos para grabarlo y desde marzo hemos soltado tandas de canciones, el mes pasado salió la tercera parte, el viernes 29 salió la cuarta entrega y el 21 de junio terminaremos de entregarlo en una bonita edición digital.

Así es cómo llegamos al final de una charla bastante amena y dimensional con Rocco Casillas miembro fundador, vocalista y bajista de El monstruo son los otros, una banda que se quedó en nuestra dimensión y tiempo para deleitarnos con música de su natal La Nueva Tenochtitlán del Temblor. En Bogart Magazine estaremos informando todo lo acontecido con la banda, para conocer material y eventos que vayan teniendo una vez que volvamos a la vida.

   
Artículo Anterior

Los puentes de Madison

Artículo Siguiente

Ya no estoy aquí

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *