0
Shares
Pinterest Google+

Había una vez un joven con hambre de triunfar, pero sobre todo con ganas de alimentar su desarrollo y crecimiento personal. El actor, de nombre Luis, fue del teatro a la televisión y después al cine, incluso formó su propia casa productora. Pero su sueño no era llegar a la pantalla grande, su sueño era seguir adelante, saciar sus inquietudes, experimentar, aprender y seguir forjando su talento.

Quizá desde Wit, el joven sintió inquietud por conocer más sobre los textos teatrales, y decidió que un Pulitzer, era el estándar que buscaba. Leyó y leyó hasta que encontró en aquellas páginas un nuevo reto. Fue así como iniciaría la travesía para que Tom Pain (based on nothing) de Will Eno, regresara a escenarios mexicanos.

Foto de Itzel Noguez

Luis Arrieta no sólo buscó el monólogo para poner a prueba su capacidad histriónica, sino que también sería el punto de partida para reencontrarse con Jimena Saltiel y Paula Zelaya, de Once Once Producciones. Al equipo de trabajo se sumaría su agencia, Los Güeros Films, además de Filmadora Nacional y Adrián Vázquez como director de la puesta en escena.

Así, el equipo se reunió para dar a conocer todos los detalles de la próxima puesta en escena protagonizada por Arrieta. La cita fue en la Teatrería, recinto que, a partir del primero de mayo y hasta el 11 de septiembre, albergará Tom Pain (basado en nada) con la intimidad y cercanía necesarias.

Foto de Itzel Noguez

Durante la conferencia, Adrián Vázquez compartió su entusiasmo por ser parte de un proyecto que demanda un gran trabajo de dirección, el texto que parte de situaciones dolorosas también nos lleva a la ironía “eso hace que podamos reírnos de esta crueldad pero también de poder compadecernos”.

El director también aludió al trabajo honesto en el escenario, mismo que encontró con Luis Arrieta, cuyo compromiso con el proyecto ha sido tal, que ha seguido todas las sugerencias de Vázquez, desde tomar clases de danza y ballet para encontrar la precisión de sus movimientos en el escenario, hasta someterse a una rigurosa dieta para entrar completamente en el papel de Tom Pain.

Foto de Itzel Noguez

El monólogo lleva al espectador a través de la cotidianidad, aborda temas que van desde el amor, las mascotas, y ese día a día en el que pasa dejando rastros de dolor en cualquiera. Es una obra que promete, no sólo por tratarse de un finalista de los premios Pulitzer, o por sus excepcionales críticas durante su presentación en Londres y Off-Broadway; también porque tiene a su servicio en selecto grupo de talentosos.

Foto de Itzel Noguez

El joven soñador de esta historia está por tener una aventura más y ustedes pueden ser testigos todos los miércoles a partir del 1 mayo.

 

 

   
Artículo Anterior

The Insider

Artículo Siguiente

¿Más de Jude Law para The New Pope?

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *