2
Shares
Pinterest Google+

Tuve el gusto de charlar con la actriz Tania Niebla y sólo unos minutos bastaron para darme cuenta que es una mujer transparente, que sabe lo que quiere y que profesa una gran pasión por la dramaturgia y la actuación, misma que contagia con cada una de sus palabras.

Una bonita coincidencia

Originaria de Tijuana y con unos padres que desde pequeña le inculcaron la práctica deportiva y artística, es como Tania tuvo sus primeros acercamientos con las artes. Con un poco de picardía en la voz, platicó que llegó a la actuación de una forma inesperada, “yo entré por equivocación, mi hermana tenía clases de teatro y a mí no tenían dónde dejarme, así que me metieron a clases con ella, al final mi hermana desertó y a mí me encantó”, pronunció entre risas.

Años  más tarde ingresó a la licenciatura de teatro en  la Universidad Autónoma de Baja California, aunque confesó que ella lo que realmente quería era escribir, “yo entré con la finalidad de ver dramaturgia porque es algo que me apasiona, pero poco a poco con la formación comencé a realizar muchos monólogos y  obras que yo misma montaba, y que nos iba muy bien”. Es así como inició su camino por la actuación, el cual definió como  “una bonita coincidencia”.

Pero más que una coincidencia, Tania reveló lo que la llevó a convertirse en la talentosa actriz que es hoy en día, “en la actuación, creo que la base, más allá de la técnica, el físico o  de las habilidades físicas o emocionales que tengas, lo que te forma y lo que te da tu sello,  es ser un gran observador de la vida”.

Cortesía: Luna Agency

Sin abandonar las letras

Ya nos confesó que su gran amor siempre han sido las letras,  ahora la duda que surge es: ¿las abandonaste? “No, yo sigo escribiendo, afortunadamente he tenido mucho apoyo en ese sentido dentro de la comunidad teatral”, contestó de inmediato y orgullosa hizo mención que actualmente tiene un texto vigente en Guadalajara con el grupo de teatro independiente Pata de Conejo.

Como dramaturga siempre se  renueva, pero admite que en el teatro muchos de los textos se guardan en un cajón, pese a eso,  admitió que procura  llevar consigo una libreta para escribir sus ideas. En cuestión de proyectos teatrales busca tener uno cada año, ya sea actuando o escribiendo, “para mantenerme dentro de mi carril artístico”, refirió.

Su inspiración

“La vida basta para inspirarme”, pronunció  al preguntarle sobre el motivo de su inspiración a la hora de actuar y escribir. “Yo hago lo que hago para entender al ser humano, yo me inspiro en los pequeños detalles de la vida, en cosas que puedan conectar con todos”, argumentó con voz firme.

Las redes sociales

En una época donde la información fluye de manera veloz, las redes sociales vienen a ser  “un arma de doble filo”, mencionó. Tania ve la ventaja en ellas al tener acceso inmediato a noticias e información; la desventaja viene en el hecho de que las nuevas generaciones forman ahí su personalidad; se desvalorizan muchas cosas, como la salud emocional.

En su experiencia, ha recibido comentarios negativos a través de redes sociales sobre su trabajo, pero los toma de la mejor manera y los agradece ya que de alguna forma u otra su trabajo es visto. En cuanto a posturas sobre su físico, refirió,  “no tengo nada que decir, no me voy a pelear con los gustos de otras personas, simplemente yo estoy a gusto con mi piel y con mi cuerpo; y no me voy a sentir más o menos porque una persona me de like o dislike”

Cortesía: Luna Agency

Sin miedo a la verdad, segunda temporada

Los proyectos donde ha participado Tania van desde la conducción, el teatro, el cine y  la televisión. Es justo en la pantalla chica donde actualmente podemos verla como Berenice Hidalgo en la serie Sin miedo a la verdad, proyecto que estrenó su segunda temporada.

En esta serie Tania interpreta a la pareja de Manu (Álex Perea), una chica de corazón puro que ha llevado una vida muy dura; es huérfana, perdió a su hermana en un asalto y sufre ciertos brotes de esquizofrenia a causa de la depresión que presenta. “Hacer un personaje con un cuadro clínico es muy interesante, porque te saca de tu zona de confort,  te hace investigar y profundizar en el tema”, comentó.

También nos contó que su personaje vive situaciones adversas en esta segunda temporada, entre ellas un secuestro, “cuando me dieron los libretos de la segunda temporada, yo lo primero que pensé es –yo nunca he vivido un secuestro, voy a investigar- y todo lo puse en el personaje“

Reveló que para la segunda parte de Sin miedo a la verdad habrá casos más difíciles, nuevos aliados y  nuevos villanos, pero mantiene el discurso de esperanza y de que todos podemos aportar algo para hacer una sociedad mejor.

Al escucharla hablar con tanto entusiasmo de su personaje  surge la pregunta: ¿Qué cualidad comparte Berenice con Tania? “La valentía”, respondió sin titubear. “Mostrar valentía y no ser una persona que baje la cabeza, es algo muy bonito que he compartido con ella, pero creo que la característica más importante en este momento es estar a gusto con tu piel y estar orgullosa con lo que eres”.

¿Qué viene para Tania?

“Voy a regresar al teatro y estoy muy feliz por eso”, confesó l feliz. En sus proyectos está la obra de teatro  La loba, que se presentará en La Teatrería  todos los domingos de septiembre y octubre; en ella encarnará al personaje de Tirana, una mujer empoderada que se siente bella y sensual; un personaje muy distinto al de la serie que protagoniza actualmente.  

En cine, reveló tener pláticas con algunos directores, con los cuales tiene que empatar agenda ya que habrá tercera temporada de Sin miedo a la verdad y grabará en lo que resta del año.

Tijuana makes me happy

Una buena historia siempre va acompañada de un gran tema musical, así que antes de terminar la charla cuestionamos a Tania por última vez: ¿Cuál sería el soundtrack de tu vida en este momento?

“No lo sé”, pronunció nerviosa. “Es una pregunta muy chistosa, me sacaste de mi centro, estoy temblando” confesó, entre risas. Después de algunos segundos pronunció “Tijuana makes me happy de Nortec, porque me gusta mucho esa canción”, aliviada como si hubiera acertado la respuesta del examen, finalmente detalló, “estoy en un momento de mi vida muy feliz, no diría satisfecha, porque soy una persona que no puede estar satisfecha con la vida, siempre quiero más y quiero seguir mandando un mensaje a través de mis personajes”.

   
Artículo Anterior

Mexicanidad y escenarios: Los Metro 2019

Artículo Siguiente

Soy yo, soy Hedda

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *