0
Shares
Pinterest Google+

Actor, escritor, terapeuta gestalt, guionista, youtuber y un largo etcétera son algunas de las etiquetas que componen al venezolano Gustavo Gomes Figueira, quien ha labrado una exitosa carrera en el mundo del espectáculo desde que tenía siete años. Sin embargo, todo lo que significa e implica Gavo Figueira se resume en dos palabras: ser humano. Y así lo evidencia en Palabras desnudas, un libro de poesía que cuestiona los cánones estéticos y se decanta por mostrar, sin un dejo de censura, al artista, al artífice, al autor.

Cortesía

7 mil 300 días

20 años es la cuarta parte de una vida promedio. En 20 años una persona ama, llora, sueña y se desencanta de la vida. 20 años implican personas que llegan, personas que se van, personas que desaparecen. Este periodo de tiempo fue el que le tomó a Gavo Figueira publicar Palabras desnudas, o, como el propio autor señala, para atreverse a desnudar, a través de las letras, su vida, su alma, su cuerpo… su ser.

“El libro son 20 años que he dicho: ahora sí lo voy a saca, me da pena, me falta algo”, señala Gavo al tiempo que una risa escurridiza se escapa de sus labios. Lo que inició como un proyecto entre él y uno de sus primeros amores se convirtió en una realidad gracias a la reclusión impuesta globalmente a causa de la pandemia por COVID-19 que lo impulsó a publicar el libro. “Esta cuarentena me llevó a reflexionar sobre la necesidad de desnudarse de todo, de quitarnos las cosas que creíamos que eran necesarias”. Lo publiqué porque se iba a acabar el mundo”, sentencia.

La estructura de la vida

Gavo se define como un deconstructivista y así lo demuestra en Palabras desnudas en donde navega entre la poesía clásica para, intempestivamente, romper con los paradigmas academicistas y desviarse hacia un verso más libre en “busca de sonidos”. Este libro de poesía se encuentra dividido en cinco actos titulados Insomne, ello debido a que “los escribí en la noche; hablan de la inspiración y los problemas que tenemos los que escribimos, los que pintan o esculpen, aquellos que pelean con su musa”.

A través de los actos que conforman el libro el lector se encuentra con una persona que va del idealismo del amor y del reclamo a una figura paterna ausente y desemboca en cuestionamientos al amor y aboga por la experimentación erótica y el autoconocimiento. No sólo eso, en Palabras desnudas también se encuentra la siempre necesaria crítica al mundo actual, Figuera relata que su libro “se volvió político. En él, también critico al gobierno, a la falta de respeto de la naturaleza, a los asesinos”.

Cortesía

El libro se compone de los poemas escritos por Gavo a lo largo de 20 años y se encuentran (des)ordenados de manera anacrónica sin seguir, aparentemente, un orden lógico, “el universo lo eligió así y yo no lo voy a cambiar”. No obstante, a lo largo de los cinco actos se puede apreciar una maduración temática y un ritmo intermitente que atrapa al lector en un vendaval de letras que cortan la respiración. 

De las letras a la piel

Palabras desnudas se encuentra ornamentado con una serie de fotografías de desnudo del propio actor que remiten a los principios del último movimiento cinematográfico denominado Dogma 95. Y es que estas fotos prescinden de cualquier tipo de artificio, maquillaje e iluminación y se centran en mostrar al personaje tal cual es, un hombre desnudo y frágil ante la violencia de un mundo que lo tiene aprisionado entre cuatro paredes.

Las fotografías cumplen una doble función en el libro, por un lado, mostrar al Gavo Figueira real, sin censura; por otro, realizar una crítica a los cánones de belleza impuestos por una sociedad ávida de cuerpos ajenos a la realidad humana. Para Gavo “el concepto de belleza, tanto femenina como masculina, está tan afianzado que crea unos estándares tan exigentes que digo ¿cómo llego hasta ahí?”

“Ver esos cuerpos tan perfectos, marcados… no se llega ahí de manera natural. Te dañas el cuerpo para estar ahí, no era eso lo que quería mostrar”. Si bien en un principio Gavo buscó la ayuda de una fotógrafa profesional y un entrenador físico, la llegada de la cuarentena lo ayudó a decantarse por ese desnudo natural ad hoc a la temática de Palabras desnudas. “De esto habla el libro, de la desnudez. Mi barriga, mi lonja, hablan de la realidad”.

A pesar de los cuestionamientos que amigos y conocidos le hicieron cuando les reveló que aparecería desnudo en su libro, Gavo no se inmutó. Incluso invita a los lectores a no reprimir su sensualidad y a mostrar su cuerpo tal como es y desembarazarse de los estigmas y tabúes sociales. No somos Barbie o Ken a quienes les quitas la ropa y fueron mutilados, ¿cuál es el problema con la genitalidad?”

“Quiero mostrar mi cuerpo como algo natural. Que a la gente, al verlo, se le rompan los estereotipos, que dejen de evaluar si tengo el cuerpo desarrollado, si tengo nalgas, si tengo el pene grande”.

El pecado original

Muchos de los poemas que se encuentran en Palabras desnudas hacen referencia al pecado original, al consumo del fruto prohibido. Gavo explica que lo anterior se debe a que tengo una cultura mariana. En mi raíz, yo soy venezolano, pero mi familia es portuguesa, son muy marianos. Mi abuela nunca llegó a publicar nada, pero tenía un montón de escritos. Ella super devota, hablaba de la virgen el pecado la religión”.

Lejos de criticar este acto, a través de sus poemas, el autor invita a experimentar el pecado, a no limitar los instintos, a dejarse llevar por la sexualidad para, así, evitar la perversión. Asevera que “en el momento que limitas tu deseo sexual entras a la curva de la perversión, alargas el deseo. La religión ha hecho eso al momento de limitarte sexualmente, por eso hay mucha perversión, crean perversión.

Cortesía

Hace evidente lo anterior en su poema La canción que define como un poema alucinógeno y que “habla de cuando no me atrevía a hacer muchas cosas: probar drogas, probar diferentes cosas, amar a más de una persona, querer hacer cosas. Se llama la canción porque es la que tenemos en la cabeza s, no, sí, no”. La desnudez implica el autoconocimiento y éste, a su vez la perpetua búsqueda del deseo jamás cumplido.

“Desnúdate”

Palabras desnudas es la manera en que Gavo Figueira logró plasmar la esencia de su ser y comprimir 20 años de su vida en unos versos que desnudan su vida, su alma y su ser. La escritura del libro le permitió “conocer a Gavo y Gustavo que habitan un mismo ser”, y ese mismo ser desnudo invita a los mexicanos a desnudarse:

“México tiene una cosa maravillosa, que su gente es muy amable. Han sido educados servicialmente para no crear un conflicto. Si de algo sirve mi paso por México, con este libro quiero decirle a mi gente no pasa nada por decir lo que sienten, no pasa nada por decir “no”. No podemos ser tan amables y no decir que no” y enfatiza: “Di lo que sientas. No necesitas encuerarte para esto. Sé totalmente frontal, sin miedo”.

. . .

Actualmente Palabras desnudas se encuentra a la venta en kindle y ha alcanzado el primer lugar de ventas en Amazon en la categoría de “Poesía Antologías”; y una vez que finalice la cuarentena saldrá a la venta el libro en físico. 

Gavo asegura que el lector que se atreva a imbuirse en sus letras no se arrepentirá. “Compren el libro, la gente le tiene un poco de miedo a la poesía, porque tenemos el concepto de la poesía clásica. No se van a topar con ese tipo de poesía, se van a encontrar con una poesía diferente, con una forma de narrar distinta. Es una buena forma de conocerme más a fondo y que no había podido decir”.

   
Artículo Anterior

Iván Carbajal: Actualmente hoy

Artículo Siguiente

Bob Dylan, el juglar moderno

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *