0
Shares
Pinterest Google+

Comunicado para todos los cinéfilos de parte del mismísimo Alejandro González Iñárritu: No vean Amores Perros, repito, no vean Amores Perros. Pero la solicitud no se da por autodesprecio por parte del “negro” González Iñárritu, sino porque ya se encuentra preparando la versión restaurada de su Ópera Prima, en conmemoración de su 20° aniversario.

El 16 de junio del año 2000 tocó la pantalla de plata la primer película de Iñárritu como director, la cual, junto a Sexo, Pudor y Lágrimas (1999, Antonio Serrano Argüelles), se encargó de dar el banderazo de salida para lo que ahora conocemos como el Nuevo Cine Mexicano. Durante mucho tiempo, el cine nacional parecía estar fuertemente dividido entre las películas que complacían a los críticos, pero que el público masivo nunca llegó a ver y las películas taquilleras que no contenían absolutamente nada de sustancia narrativa. A lo largo de la década de los 90 se fue haciendo más delgada esta división, hasta que las cintas de Serrano y González Iñárritu cambiaron el panorama para la industria en el país.

Por si esto fuera poco, Amores Perros ganó el premio de la Crítica en el Festival de Cannes, 11 premios Ariel, entre ellos Mejor Película y Mejor Director y estuvo nominada a los premios Oscar por Mejor Película Extranjera. Después de este pequeño resumen, es más que obvio por qué el filme se convirtió en un estandarte para el cine mexicano. Razón por la cual, su director y el equipo creativo detrás de él ya se encuentran preparando grandes preparativos para su aniversario. 

El director del largometraje afirmó que actualmente se encuentra trabajando arduamente para restaurar la corrección del color y remezclar el sonido. Según el “Negro” González, el proceso que utilizó en su momento para el revelado de la cinta (el cual actualmente ya está prohibido), ha corroído el negativo original y, sobre todo, nunca se tradujo bien al video digital. Con esta restauración, el ganador del Oscar espera presentar su película tal como la ejecutó hace dos décadas. 

Posteriormente, la producción será exhibida en el Zócalo de la Ciudad de México durante la primera semana de diciembre, al mismo tiempo que es orquestada en vivo por Gustavo Santaolalla, compositor original del filme. Al finalizar la proyección, se realizará un concierto con las bandas que conforman el soundtrack que se puede escuchar a lo largo de la historia, tales como Control Machete, Molotov, Nacha Pop, entre muchos otros. Por supuesto, todo siguiendo las indicaciones de sana distancia. 

Sin duda, les espera un festejo inmenso a los fanáticos de esta película y de su director. Ya veremos si valió la pena el esfuerzo puesto en el proceso de restauración y si ahora sí podremos ver la cinta tal y como la vieron las audiencias en los cines de hace 20 años.

   
Artículo Anterior

NOW PORTRAYING: ENTREVISTA CON EMMANUEL LAPÍN

Artículo Siguiente

Mario Benedetti, toda una vida

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *