0
Shares
Pinterest Google+

Hace diez años Amy Winehouse sacó de la oscuridad el que quizá sea el álbum más conocido de su -tristemente- corta carrera. Back to Black es la consolidación de lo que presagiaba su disco debut, Frank: Amy era un talento excepcional, una voz única y un corazón demasiado vulnerable para el mundo del rock.

A través de 11 canciones, Winehouse le cantó al dolor y la tristeza al unísono. Con el disco se puede gritar de rabia y sollozar de pena de track a track. Más allá de una lista de éxitos, la cantante británica dejó una parte de ella, de su vida en cada canción.

La célebre ‘Rehab abre el álbum de forma repentina y acelerada, su ritmo parece ansioso por correr y llegar al último acorde. Qué difícil es escuchar la letra y pensar en el destino de la cantante americana: “They tried to make me go to rehab, i said, no, no, no…

Canciones como ‘Me and Mr Joneso ‘Just Friends’, le dan a la primera parte del disco un aire suntuoso con arreglos que parecen salir de la época de las grandes bandas, de la era de Tony Bennett -ídolo absoluto de Winehouse-. El gran espectáculo que resulta este disco es interrumpido a la mitad por una canción que merece elogios aparte, el corte que le da nombre a este álbum, ‘Back to Black, es para el que suscribe estas palabras, una de las canciones más grandes de los últimos 20 años,  es tan triste, tan desgarrada, tan Amy Winehouse, que duele.

A partir de ‘Tears Dry On Their Own, el disco se vuelve más sucio, sin tantos arreglos, más jazzístico y menos elegante. El tono se mantiene en canciones como ‘Wake Up Aloneo ‘He Can Only Hold Here’ y cierra con mucho sentido del humor gracias aAddicted.

Es difícil establecer estándares para definir qué álbumes deben pertenecer en el tiempo, o qué discos pueden considerarse como clásicos, sólo existe una acción que puede romper con esta incertidumbre… Lo invito a que se relaje, tome asiento, se coloque sus audífonos y le dé play a Back to Black, nosotros mientras tanto, volvemos a la oscuridad.

  • Back to Black.
  • Amy Winehouse.
  • Island.
  • Reino Unido. 2006.
   
Artículo Anterior

Comer, dormir y besar

Artículo Siguiente

El león no es como lo pintan

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *