0
Shares
Pinterest Google+

Escuchar la voz de Robert Plant es someterse a un juicio de Osiris: atraviesas un viaje hacia un destino desconocido dotado de entradas que alojan una sensación diferente, poco a poco te sumerges en un rincón más inhóspito; de la nada todo se ilumina y estalla el caos, la demencia. En un pestañazo regresas a la oscuridad absoluta.

Al final, el canto que escapa a través de la cuerdas vocales de The Golden God desgarra tu cuerpo para extraer el corazón, colocarlo en una balanza y así glorificar el alma de un mortal más que no había atravesado la fortuna de vivir la “experiencia Robert Plant”.

El cantante, productor y compositor británico no le debe nada a la música. Es considerado como uno de los personajes más influyentes y talentosos de todos los tiempos por revistas de renombre como Rolling Stone, Q y Hit Parader, además de figurar entre los talismanes del Hard Rock y el Heavy Metal, Robert Plant es un todoterreno que come aparte en la historia musical.

Su prolífica carrera y su virtuosismo recaen en una personalidad implacable durante los conciertos. Hablamos de un absoluto ‘“frontman” desinhibido, atractivo, invitaba a la locura al mismo tiempo que seducía con su cadencia, y por si fuera poco, una parafernalia que dificulta desviarle la mirada bajo un cabello rizado esponjoso y abundante.

Además goza de una carrera extensa, la cual no se limita únicamente a Led Zepelin, si bien es la más reconocida y en donde encontró la chispa para explotar su talento, su trayectoria como solista inició en 1982 partiendo con creaciones como Pictures At Eleven, No Quarter y la más reciente Carry Fire.

Aunque Robert Plant se ha rodeado de músicos de alta gama, su maestría habla por sí misma, rockea cuando hay que hacerlo, hipnotiza, seduce en los momentos donde la música es lenta, estalla de un zarpazo y ruge con una incomparable fuerza felina desgarradora.

Se cumplen 73 años de magia vocal, de estruendosos cantos y una gloriosa trayectoria de alguien que tiene su lugar asegurado entre las leyendas más prominentes y célebres del arte. Robert Plant ha sembrado una memorable cosecha musical y hoy lo celebramos.

   
Artículo Anterior

ARTISTAS EN INCÓGNITO

Artículo Siguiente

Se despiden los vecinos del edificio San Miguel

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *