2
Shares
Pinterest Google+

Detrás de un gran Jim Morrison hay un enorme e introvertido genio compositor. Me refiero a Raymond Daniel Manczarek, músico y director de cine que dio vida a la poesía del Rey Lagarto con su teclado y su notable creatividad para llenar de psicodelia la música de The Doors.

Nació en 1939, de padres polacos que emigraron a Chicago, sus primeros acercamientos con el piano fueron a los nueve años, posteriormente surgió su interés en el cine y estudió en la UCLA (Universidad de California en Los Ángeles), dónde conoció a Jim, compañero con el que, años más tarde, fundaría la legendaria banda The Doors, tras un encuentro inesperado.

Un día en la playa de Venice, California, Manzarek se encontró con su amigo, quien tras una charla para ponerse al tanto sobre sus vidas, decidió mostrarle algo de su poesía. Después de escuchar el canto, titulado Moonlight Drive, Ray quedó sorprendido. El tecladista decidió llamar a un par de amigos, Robbie Krieger y John Densmore para formalizar la dignísima agrupación.

Puesto que no había un bajista fijo en la banda, Manzarek cubría en ocasiones esa necesidad con un Fender Rhodes Piano Bass, además de armonizar y dar ritmo a las canciones, dicho tal y como es, Ray era una pieza fundamental, entendía la crudeza y el romanticismo de las letras de Jim para armonizarlas con el tono idóneo de psicodelia.

La locura de Not To Touch The Earth enmarcada en la combinación de efectos en los tonos; la maldad desatada en Five To One con los acordes graves; el éxtasis y el estado inmersivo que te sumerge Riders On The Storm; lo eufónico que resulta Alabama Song, lo emocionante que era escuchar When The Music’s Over al inicio del concierto y por supuesto, lo sublime de Light My Fire, que enloquece nuestro cuerpo y lo orilla a expresarse.

Cuando se habla de The Doors es imprescindible hablar de Jim Morrison, sin embargo, considero que Ray Manzarek es la “chapa de oro”, puesto que su obra musical es única e indiscutiblemente genial, y si aún están dudando, escuchen Wainting For The Sun para convencerse.

   
Artículo Anterior

Joaquín Sabina, tan joven y tan viejo

Artículo Siguiente

Ignacio Manuel Altamirano

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *