0
Shares
Pinterest Google+

Antes del streaming, antes de la popularización del Internet, existían unos lugares llamados videoclub, donde la gente iba a rentar películas durante un par de días. Estos sitios eran frecuentados por familias y ociosos, sin embargo, también era el hábitat natural de criaturas fascinantes. Hombres y mujeres que engullían cuanta película se les pusiera enfrente. Que se dedicaban a recomendar cine a diestra y siniestra. 

En algún lugar, de las lejanas tierras de Manhattan Beach, California, un extraño hombrecillo dedicaba su vida a ver y recomendar películas, poniendo especial atención a lo que la gente disfrutaba más. Sin que nadie lo pudiera imaginar, ese extraño hombrecillo mutó en uno de los cineastas más rentables e importantes de la actualidad.

Quentin Jerome Tarantino, nació en Knoxville, Tennessee, un 27 de marzo de 1963, sólo para encontrarse con una familia dividida y un entorno cambiante. Esto llevó al pequeño Quentin y a su madre a mudarse a California, donde toda su vida cambiaría por completo. Inquieto e irreverente, el tennesiano dejó la escuela a los 15 años para dedicarse de tiempo completo a su afición al cine y al teatro. 

Después de años de intentar entrar a la industria, Tarantino logró abrirse camino con Reservoir Dogs (1992), película que lo convirtió casi inmediatamente en un objeto de interés para el mundo del cine. Después de eso no hubo más que bonanza para el joven director, resultando en una prolífica carrera que consta de otros 8 filmes; Pulp Fiction (1994), Jackie Brown (1997), Kill Bill (2003), Death Proof (2007), Inglourious Basterds (2009), Django Unchained (2012), The Hateful Eight (2015) y Once Upon A Time In… Hollywood (2019). 

Repudiado por algunos, idolatrado por otros más, no cabe duda que el cineasta norteamericano ha sabido ejecutar a la perfección su estilo y su visión, convirtiéndose en un maestro del collage; retomando y reinterpretando sus momentos favoritos del cine de todo el mundo, para integrarlos exitosamente a su filmografía. Esto lo ha llevado a incursionar en la mayoría de los grandes subgéneros cinematográficos por los que se vio influenciado al crecer; cine negro, blaxploitation, cine de artes marciales, spaghetti western y carsploitation, por mencionar algunos.

La importancia del paso de Quentin Tarantino por el mundo del cine es innegable, pues el director de ahora 56 años, no sólo ha logrado recolectar dos premios Oscar por mejor guión original, tres Globos de Oro por mejor guión y una Palma de Oro del festival de Cannes, sino también logró catapultar una nueva ola de cineastas independientes norteamericanos, a la cual le debemos la carrera de realizadores como Kevin Smith. Incluso siendo considerado por muchos como el primer director rockstar, pues si bien han existido directores como Hitchcock, Kubrick, Scorsese y Spielberg que lograron que su nombre significara algo dentro del mundo del cine, ninguno logró posicionarlo como una marca, un sello y una firma de manera tan exitosa como lo ha hecho Tarantino, gracias a su hiperactiva personalidad e impredecible filmografía. 

A 56 años de su nacimiento, Quentin Tarantino ha logrado hacer lo que ha querido con su carrera, lo cual le ha valido el respeto y admiración del mundo del entretenimiento y lo que lo ha llevado a ser fuente de inspiración para un sin fin de nuevos aspirantes a cineastas. Todo el mundo del cine espera descubrir con emoción y algo de tristeza si su décimo filme será en efecto el último. Pero aunque así lo sea, es seguro decir que el director de Pulp Fiction ya ha dejado su huella imborrable en el firmamento del cine norteamericano y de todo el mundo.

   
Artículo Anterior

¡Teatro online!

Artículo Siguiente

Dua Lipa: dueña del concepto que la reinventó

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *