0
Shares
Pinterest Google+

Te digo lo que la libertad es para mí: no tener miedo.                                                                                                                                      N.S.

                                           Para Olivia, por la complicidad que brindan los amigos.

La historia dice que Nina Simone nació en 1933 bajo el nombre Eunice Kathleen Waymon, en Tryon, Carolina del Norte; pero la verdad es que Nina Simone vio la luz en el Midtown Bar de Atlantic City, Nueva Jersey en 1954. Con 21 años  de edad subió al escenario de aquel club nocturno y desde entonces nunca dejó de maravillar al mundo con su voz, las únicas veces que Simone tocó el piano fue frente al público en la iglesia de su ciudad natal.

Nina Simone participó de forma activa y afín al pensamiento de Malcolm X por la defensa de la población afroamericana y la concienciación de la lucha de clases, también hizo protestas contra la guerra en Vietnam. Al final de su andar por la vida fue catalogada así: “Nina Simone rompió tabúes, fue una mujer negra bisexual en un mundo dominado por hombres blancos heterosexuales. Una mujer fuerte que formó parte del movimiento por los derechos de los afroamericanos”.

Imagen vía Internet

Ninguna como ella, su presencia en el escenario era intimidante, su voz podía ser apasionante y exasperante al mismo tiempo, sus transiciones iban desde el murmullo, hasta los gritos, arriba del escenario quedaba plasmada su espiritualidad y fuerza social. Frente al piano derramaba solemnidad y rigor, gracias a sus estudios para concertista. Simone se convirtió en un baluarte de la música.

Su personalidad y todo su entorno quedaron plasmados a través de las canciones que interpretó, podemos mencionar “Dont Let Me Be Misunderstood”, “Ain’t Got no (I got life)”, la magistral “Sinnerman” o “Little Girl Blue”. Pero quiero detenerme en dos melodías, “Mississippi Goddam”, donde Simone señaló el atentado a una iglesia de Alabama, donde mueren cuatro niños negros y “I Wish I Knew How It Would Feel To Be Free”, las cuales rezan lo siguiente:

“Mississippi Goddam” (La maldición de Mississippi)

You don’t have to live next to me

Just give me my equality


Everybody knows about Mississippi


Everybody knows about Alabama

Everybody knows about Mississippi Goddam…

Usted no tiene que vivir a mi lado 


Sólo darme mi igualdad 


Todo el mundo sabe lo de Mississippi 


Todo el mundo sabe lo de Alabama 


Todo el mundo sabe la maldición de Mississippi
…

“I Wish I Knew How It Would Feel To Be Free” (Ojalá supiera cómo ser libre)

I wish I knew how it would feel to be free

I wish I could break all the chains holding me

I wish I could say all the things that I should say

say ‘em loud, say ‘em clear

Ojalá supiera cómo es ser libre

Ojalá pudiera romper todas las cadenas que me sujetan

Ojalá pudiera decir todas las cosas que debería decir

decirlas alto y claro

El mensaje que Simone mandaba, podía compararse al que efectuó Malcolm X, Martin Luther King o Rosa Parks.

Imagen vía portal de la BBC

Nina Simone falleció a los 70 años, víctima de cáncer y por afectaciones de su trastorno de bipolaridad; fue una mujer solitaria, de inquebrantables convicciones y carácter fuerte; El nombre, trabajo, protestas y legado de Nina Simone quedaron escritos con letras de oro en la lucha por los derechos de los afroamericanos, así como del jazz, blues, soul y música popular de nuestro tiempo.

 

   
Artículo Anterior

El efecto Kurt Cobain

Artículo Siguiente

Paradoja en el Scherzo de Chopin

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *