1
Shares
Pinterest Google+

La saga más importante para el universo gamer cumplió 35 años. Nintendo, junto con Mario Bros apareció ante el mundo en 1985 para “salvar a la princesa” y también rescatar una industria de los videojuegos que parecía vivir su game over definitivo tras la inminente crisis de Atari.

La primera aventura del “Rey de los Saltos” en realidad tiene como protagonista a Donkey Kong, quien rapta a la princesa y la sitúa en lo más alto de una plataforma que Mario debía subir evadiendo toda clase de obstáculos.

A partir de ahí continúa un legado que hasta la fecha niños y adultos disfrutan consola, tras consola. La magia de Mario y todos sus amigos parece no tener fin, cada lanzamiento o remake parece venderse como si fuera el último.

El ejemplo más reciente es el “nuevo” Mario 3D All Star, el cual es una remasterización de los memorables Mario 64, Super Mario Sunshine y Super Mario Galaxy. Pese a ser el mismo juego, -hay que decirlo- a un costo altísimo, siguen rompiendo barreras en el tema de ventas, ¿por qué?

La innovación de Mario

Atari se dedicó a realizar juegos de deportes y arcade hasta que se quedó sin ideas, seguido de ello, Steven Spielberg autorizó para la misma consola una versión de la famosa película E.T., la cual representó la debacle de la empresa porque en realidad era terrible e injugable.

Posteriormente la gran “N” se presentó en el mercado estadounidense con la Nintendo Entertaiment System (NES) que, si bien venía acompañado con Donkey Kong, Duck Hunt y otros títulos de arcade que revivieron la industria, poco a poco fueron desarrollando un concepto y un estilo en aquel personaje con vestimenta de obrero, bigote y una icónica gorra de 8 bits.

Cuando aparecen Mario Bros 2 y 3, y para la Super Nintendo Entertainment System (SNES) lanzan Super Mario World, el personaje ya estaba consumado como un éxito rotundo gracias a que dichos títulos formaban parte de una nueva generación de videojuegos: los plataformeros, los cuales no existían, nada deportes ni naves espaciales como Atari había hecho, sino una cantidad de niveles temáticos, acompañados de un trabajo sonoro brillante por parte de Koji Kondo.

Mario se había consumado como la imagen definitiva de Nintendo, ni siquiera Sega, quien luchó dignamente con Sonic para competir lo que en aquel entonces era un monopolio pudo destronar al salvador de la princesa como el héroe favorito de los jóvenes.

Todos podemos ser un héroe, todos podemos ser Mario

La magia de Mario Bros persiste, en una actualidad donde Sony y Microsoft acapararon todo el público joven y adulto con juegos estilo shooter, una resolución impecable y un guion que una película podría envidiar, pese a ello, Nintendo no ha dejado de encantar los corazones de propios y extraños, ¿cómo es que aún puede lograrlo?

Porque todos podemos ser Mario, este personaje nos dio la oportunidad de trascender más allá de nuestra imaginación. De niño tomaba el mando de mi Nintendo 64, encendía la consola para saltar plataformas en Bomb Omb Battlefield, sumergirte en Dire Dire Docks, andar por Cave Dungeons y conseguir estrellas que me llevaban ante un temible Bowser.

Cada nivel me hacía quedar maravillado, esos gráficos poligonales formando criaturas maravillosas en escenarios inimaginables realmente me introducían a la aventura, cada salto era un suspiro por no fallar, y sucedía lo peor que podía hacer era apagar la consola desesperanzado, sino intentar hasta lograrlo.

Hay mucho de la magia de Mario en el final, cuando logras terminar el juego y apreciar las últimas escenas, tomar la estrella y salir volando a la voz de “Here We Go” para liberar a la princesa Peach del castillo. Escuchar la pieza final mientras ves los créditos y disfrutar del agradecimiento.

Esa es la virtud de Mario, poder ser un héroe, un niño no considera un logro sacar buenas calificaciones, terminar un Mario Bros es un logro personal que queda marcado como una de las alegrías más memorables de la infancia, es una vía para llegar a un mundo y ser valiente, arriesgado y persistente, Mario es lo que todos soñamos llegar a ser en una etapa.

Nintendo dedicó su aniversario 35 a todos los nostálgicos con el Mario 3D All Star y también piensa en seguir marcando las infancias de niños con lanzamientos novedosos como Mario Odissey, en dicho título se aloja un tema que refleja la importancia del fontanero para nosotros.

“Now listen all you boys and girls,
All around the world,
Don’t be afraid to get up and move,
You know that we’re all superstars,
We’re the ones who’ve made this far
Put a smile on that face,
There’s no time to waste
Oh, let’s do the odyssey!!”

   
Artículo Anterior

Goodfellas

Artículo Siguiente

EL MELANCÓLICO WRIGHT

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *