0
Shares
Pinterest Google+

Johnny Cash nació en Kingsland (1932) y falleció en Nashville (2003), compositor, actor y poeta; de voz gutural, profunda y triste; su música era una expresión proveniente de lo más recóndito de su alma; basada sólo en la sencillez de guitarra y voz, unida a los sonido del rock & roll, blues y country; la grandeza de Cash se puede apreciar en los 49 años que estuvo activo, los 60 álbumes que grabó o las más de 1.500 canciones que escribió.

Las canciones de Johnny Cash estaban inspiradas en historias de amor y soledad, en personajes desconocidos y melancólicos como “The Ballad Of Ira Hayes”, donde cuenta la vida de un indio americano que, como marine, ayuda a levantar la bandera norteamericana en Iwo Jima, posteriormente, al regresar a casa no comprende el racismo que se vive en Estados Unidos y muere debido al alcoholismo.

A los 25 años decidió vestirse de color negro, en alguna entrevista confesó que fue para diferenciarse de todos aquellos que llevaban ropas más coloridas; muy en el fondo era otra forma de reflejar la melancolía con la que convivió durante toda su vida. El trabajo del  “El Hombre de negro”, como se conocía a Cash lo llevó a ser miembro del Rock and Roll y del Country Music Hall of Fame.

Como músico, cantante y autor lo admiro, pero su faceta de poeta me genera muchas dudas, dejo un ejemplo:

Poema Para siempre, escrito por Johnny Cash, en el verano del 2003.

Para siempre

Me dices que moriré

Como las flores que tanto amé

Nada de mi nombre quedará

Nada de mi fama se recordará

Pero los árboles que he plantado

Aún son jóvenes

Las canciones que canté

Aún seguirán cantándose

El poema se publicó en el libro Eternas palabras. Los poemas inéditos (2017),de la Editorial Sexto Piso y aparece en la página 64, la obra es una recopilación de poemas de Cash.

El siguiente poema no tiene título y fue escrito por Huexotzincatzin, Príncipe de Texcoco, en 1484.

Sin título

Ustedes me dicen, entonces, que tengo que perecer

como también las flores que cultivé perecerán.

¿De mi nombre nada quedará,

nadie mi fama recordará?

Pero los jardines que planté, son jóvenes y crecerán…

Las canciones que canté, ¡cantándose seguirán¡

Este poema aparece en la página 7, del libro Azteca (1981), de Gary Jennings y publicado por Editorial Planeta. Saquen sus conclusiones.

“El Hombre de negro“, la leyenda de la música country estadounidense falleció por complicaciones derivadas de la diabetes que le produjeron una insuficiencia respiratoria; en honor a la verdad, Cash murió cuatro meses antes, cuando su amada June Carter Cash dejó este mundo. Sin duda alguna Johnny Cash fue, es y será un gigante e icono cultural.

   
Artículo Anterior

Pierre Auguste Renoir

Artículo Siguiente

En tacones la vida se ve distinta

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *