0
Shares
Pinterest Google+

Octubre 1989,  una manifestación más; durante los últimos meses pareciera que aquellos “rebeldes” no se cansan de gritar las mismas consignas; Christiane Kerner, con extremo apego a sus ideales, no deja de sentir repudio por ellos y admiración por la policía estatal quienes día a día defienden lo que ella siente suyo, lo que piensa perfecto, su esperanza por un mundo mejor…

Gritos, golpes, bombas, gases lacrimógenos, violencia –mucha violencia-, jóvenes que luchan por sus ideales, proclaman justicia y que también protestan por aquello que representa su propia esperanza de un mundo mejor. De pronto, entre la multitud Cristiane cree reconocer una silueta, “¡No puede ser!” piensa la mujer cuando confirma sus sospechas… es Alexander, es… ¡su hijo! La sorpresa es tal, que Christiane cae al suelo.

Algunos días han pasado, su estado no mejora. Podría despertar del coma pronto o permanecer así de por vida, pero eso pareciera insignificante, es 9 de noviembre y todos hablan de una sola cosa: ¡ha caído el Muro de Berlín! Con él también se derribaron los ideales de Alexander, pues motivado por su amor, tendrá que olvidarse del mundo con el que soñaba para dibujar el modelo comunista en el que su madre creía.

Con esta historia llena de matices que van desde la risa hasta el llanto, es como Wolfgang Becker retrata en Good Bye, Lenin! su visión sobre el fin de la República Democrática Alemana, además de la transformación a un país unificado y capitalista donde mientras unos celebran otros se crean la fantasía de una nación socialista.

La cinta alemana, considerada de las mejores del cine germano, es una buena opción para recordar los 25 años que se cumplen desde aquel 9 de noviembre de 1989 en el que se le puso fin al llamado “Muro de la vergüenza”. Resulta, también, una oportunidad de ver a Daniel Brühl en una de las interpretaciones que lo puso en la mira cinematográfica.

Quizá no sea su papel más recordado, pero sí el que le otorgó más de una nominación y galardón en distintos foros que premian la labor del séptimo arte. La cinta es una combinación perfecta de talento espontáneo desde el guión hasta la actuación.  Good Bye, Lenin! roba el corazón a través de una historia original, con escenas divertidas y situaciones melancólicas. Sin duda un film que no te puedes perder.

  • Good Bye, Lenin!
  • Alemania, 2003
  • Director: Wolfgang Becker
  • Guión: Wolfgang Becker, Bernd Lichtenberg
  • Con: Daniel Brühl, Katrin Saß, Chulpan Khamatova, Maria Simon
  • Duración: 118 min.

 

   
Artículo Anterior

Con toga y birrete

Artículo Siguiente

Sesiones Bogart-FICM 2016

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *