0
Shares
Pinterest Google+

Cantante, compositor, escritor, guitarrista, pianista y diseñador gráfico. Freddie Mercury siempre fue un personaje que, como su registro vocal, presumía una amplia tonalidad de talentos. A 71 años de su nacimiento, relataremos parte de la historia del fundador de Queen.

En una colonia británica nombrada Zanzíbar, que hoy reconocemos como Tanzania, en el hospital Shangai Govt, los padres, Bomi y Jer Bulsara, presenciaron el nacimiento de su hijo Farrokh que llevaría el apellido de ascendencia persa de sus progenitores. Era la primera aparición de la futura leyenda.

“Freddie”, nombrado así por sus compañeros y profesores de la escuela St. Peter College, que pertenecía a la colonizadora Gran Bretaña. En dicho colegio inició su formación musical, ahí cursó hasta un cuarto nivel de piano a los ocho años.

Diez años después, a consecuencia de la revolución de Zanzíbar, Freddie Bulsara se mudó a Londres, donde continuaría sus estudios de arte y diseño gráfico; comenzó a escribir pequeños artículos para los diarios locales y se iniciaría en la moda creando su propia línea de ropa.

En 1969, Bulsara comenzó su carrera como cantante con Ibex. En la ingresó por su talento vocal y su capacidad de memorizar canciones en muy poco tiempo, Sin embargo, el conjunto se deshizo y Freddie regresó a una agrupación donde tocaba el piano, Smile.

Tras el regreso del cantante, los integrantes de la banda quedaron impactados por su enorme amplitud vocal. Analistas aseguran que cuando Freddie hablaba se registraba como barítono, pero a la hora de cantar y alargar las notas alcanzaba notas de los tenores. De esa manera, Freddie dejaría el piano para tomar el micrófono y  Smile, sería renombrada como la legendaria Queen.

En ese momento encontró la segunda parte de su nombre artístico, Mercury, que hace referencia a un fragmento de la canción ‘My Fairy King’ dedicado a su madre. Desde ahí, su trayectoria como músico compositor, escritor y cantante no pararía hasta el final de sus días.

A Freddie Mercury lo conocemos por su desempeño que toca lo teatral durante sus conciertos, con sus vestimentas llamativas, invitando al público a cantar y modulando su voz con el mismo placer que disfrutaba de su música. Se movía de un lado a otro, corría, saltaba, se acercaba al público para alcanzar una interacción única.

Sus letras eran románticas, versátiles, divertidas, dramáticas y profundas. ‘Bohemian Raphsody’, ‘Somebody To Love’, ‘Don´t Stop me Now’ y ‘We Are The Champions’ son una embarrada de la histórica obra del cantante que han inspirado, alegrado y hecho llorar a muchos de nosotros.

Freddie Mercury era un apasionado que contagiaba a las masas de mil formas, amaba la vida tanto como subir al stage para presentar su particular y potente voz, a inmortalizar sus letras que el día de hoy están presentes en momentos únicos de nuestras existencias y enseñarnos a desatar todos nuestros sentimientos hacia aquello que tanto deseamos.

Si tuviera que describir a Freddie Mercury en dos palabras, no dudaría en decir que “pasión” y “entrega”, son las correctas.

   
Artículo Anterior

Qué bello es vivir

Artículo Siguiente

La Barranca, una vuelta de tuerca

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *