0
Shares
Pinterest Google+

Ok boomer, es una frase utilizada para descalificar a las personas de esa generación por sus pensamientos conservadores, sin embargo, José Agustín no podría estar más alejado del concepto. Un hombre que llegó a la literatura mexicana siendo un chavo, y escribiendo para chavos, sin pretensiones, sin ideas moralistas, lejos del estilo clásico que se manejaba en esa época, un icono de la contracultura mexicana.

Nacido el 19 de agosto de 1944 en Guadalajara—aunque en realidad se considera acapulqueño—, sus libros están llenos de aventuras dignas de contar a tus cuates. Cuando su novela De perfil se publica, sus lectores quedaron asombrados por las cosas que ahí relataba, el despertar sexual, la adolescencia de un joven clase media. A lo largo de su trayectoria, el mexicano fue evolucionando, aunque mantuvo siempre su estilo.

En 1970 estuvo preso en Lecumberri, donde tuvo la dicha y desgracia de compartir el espacio con los presos políticos del movimiento del 68;  ahí aprovechó 15 meses de encierro para escribir la novela—considerada por mucho como su obra cumbre— Se está haciendo tarde…(final en la laguna); la cual relata los excesos de las drogas y una fiesta sin fin al estilo de Trainspotting de Irvine Welsh, que dicho de paso fue publicada un par de décadas después.

Una característica poco explorada en sus textos es el mostrar a los gringos desde un lado menos aspiracional, cuestionando su forma de vivir, sus excesos y la manera en que ven a los mexicanos. Como en su novela Ciudades desiertas—llevada al cine en 2016 bajo el nombre Me estás matando susana, protagonizada por Gael García—, donde además de relatar la relación amo-esclavo de una pareja que sucumbe a la monotonía, critica duramente el estilo de vida en el gabacho.

Así que sería un desacierto pensar que José Agustín es alguien a quien podamos aplicarle el Ok Boomer, porque si alguien ha enfrentado el conservadurismo mexicano es él. Y hoy en día sus novelas siguen tan vigentes que te puedes identificar con sus personajes como lo hacían aquellos jóvenes cuando fueron publicadas.

¡Festejemos los 76 años de vida, de un gran escritor mexicano!

   
Artículo Anterior

TÚ ERES TÚ: LA DIFERENCIA ES LA SATISFACCIÓN

Artículo Siguiente

DELIVERY: A UNA PUERTA DE DISTANCIA

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *