0
Shares
Pinterest Google+

De todos los grandes directores de la historia del cine, Kurosawa era el más sabio. Nadie entendió el lenguaje cinematográfico como el japonés, su épica influyó en artistas, géneros, industrias y épocas.

Espléndido coreógrafo, sublime narrador. Kurosawa filmaba películas increíblemente íntimas como Vivir o epopeyas majestuosas como Ran con la misma exactitud, con apabullante sentido del tiempo y espacio. Su caligrafía jamás se salía de la línea, nunca dio un paso en falso en sus historias, El director asiático no era un poeta, era el narrador perfecto, un Dios de la prosa.

El cine americano moderno le debe una fortuna a Kurosawa; la deuda de Coppola, Lucas, Spielberg, Scorsese y De Palma con su cine, es interminable. El género del western absorbió sus temas, dogmas, estilo y hasta gestos de Los Siete Samuráis, una de las películas más influyentes que ha visto la luz.

Ver Trono de Sangre, Yojimbo, KagemushaRashōmon es atestiguar algunos de los momentos -de los pocos momentos- en donde el lenguaje cinematográfico sobrevive por si sólo, sin ayuda de la literatura o la música. Como Hitchcock, Kurosawa siempre puso al cine por delante, nunca recurrió al dramatismo teatral, a la explosión de la música o el énfasis de la literatura para contar lo que quería contar.

La influencia de Akira Kurosawa es más grande y popular de lo que se puede pensar, George Lucas ha declarado una y otra vez como el cine del director contribuyó en la construcción de argumento y personajes de la saga de Star Wars. La obsesión con las tragedias “shakesperianas”, la polarización entre el bien y el mal o las batallas épicas son marca de la casa.

Derzu Uzala, mi película favorita de Kurosawa, es para mi gusto la mejor obra de arte sobre la bondad del ser humano. Un film totalmente libre de cinismo, un cuento magnífico sobre la amistad entre dos seres puros.

Mi lista de halagos para Kurosawa no tiene fin, podría pasarme horas llenando de adjetivos las páginas de Bogart Magazine, sin embargo, no hay mejor “piropo” que marcharme a ver una película del maestro Kurosawa.

 

   
Artículo Anterior

Las mudanzas del arte y la literatura

Artículo Siguiente

Los Miserables

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *