0
Shares
Pinterest Google+

Édouard Manet es una de las figuras clave en la transición hacia la modernidad en la pintura francesa, donde los estándares conservadores priorizaban temas mitológicos y bíblicos en los trabajos artísticos, por lo que su obra (ahora sobrada de admiración) fue objeto de crítica por parte de los jurados en los grandes salones de exhibición de arte. En conmemoración al aniversario de su nacimiento te platicamos más sobre su obra.

La pintura acaparó sus intereses desde temprana edad y dirigió sus estudios para incursionar en ese ámbito. Manet creció París dentro de una familia acomodada, la sociedad burguesa a la que siempre estuvo expuesto formó parte los escenarios que representó en el lienzo.

Le Déjeuner sur l’Herbe (Almuerzo sobre la hierba)

La producción artística de Manet se ubica en su mayoría dentro del Realismo, movimiento que reemplazaba las imágenes románticas e idealizadas del arte tradicional, por situaciones de la vida real, mostrando paisajes, figuras y personas comunes haciendo tareas ordinarias. La expresión del Realismo está situada primordialmente en la vida campesina, sin embargo, Manet la trasladó al ambiente urbano parisino.

La controversia en torno al pintor surgió a raíz de dos de sus obras; en Le Déjeuner sur l’Herbe (Almuerzo sobre la hierba) por el hecho de que la figura femenina no hiciera referencia a un personaje histórico, mitológico o religioso, pues ésta se observa desnuda, sentada junto a dos hombres aristócratas completamente vestidos; además se señaló la expresión y mirada desafiante de la mujer al espectador.

En Olympia, nuevamente la desnudez escandalizó por tratarse de la representación de una prostituta, de igual manera se enjuició su gesto desenfadado. Estas imágenes “impúdicas” no eran del gusto de la crítica, junto con el estilo desarrollado por Manet.

Olympia

Sus pinturas presentaban un fondo plano, sin mayor detalle en contraste con las formas que se encontraban a primera vista para lograr un espacio bidimensional, la contraposición de tonos claros y oscuros, así como las trazos evidentes. Manet forjó su estilo influenciado por el trabajo de Diego Velázquez, debido a ello algunas de sus obras muestran temas de la cultura española como Lola de Valencia, El cantante español, Torero Muerto o La corrida.

A su vez el artista francés fue influyente en el movimiento impresionista por la aportación de la técnica denominada “Alla prima”, que implicaba dar las pinceladas sin un boceto previo y sin esperar a que las anteriores capas de pintura se secasen, terminando el trabajo en una sola sesión.

   
Artículo Anterior

La violación de Lucrecia

Artículo Siguiente

TRES DÉCADAS SIN EL GENIO

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *