0
Shares
Pinterest Google+

Hacer cine al estilo propio 

No sabía a ciencia cierta de vuelta en Londres hace veintidós años de que mi idea naciente se convertiría en toda una película de acción musical lanzada en cines por todo el mundo.

Una de las mayores pasiones y talentos de Edgar Wright es el cine y se dedicó a crear y grabar cortometrajes y largometrajes desde los 14 años. Con el tiempo, esta práctica fue avanzando y sumando a su experiencia. 

De 1999 a 2001, Wright, dirigió la comedia de situación Spaced, en esta conocería a varios personajes, como Simon Pegg, que lo apoyarían en el viaje hacia su propio estilo.

  • Cuando comenzamos a escribir la película, escribíamos en Londres, en la oficina y había demasiadas distracciones y es difícil escribir con el internet y los estúpidos Blackberry, así que cuando escribimos Hot Fuzz, decidimos que teníamos que salir de la ciudad y apagar los teléfonos y el internet y así fue como nos quedamos en este pequeño departamento en Gales, el mercado está a la vuelta de la esquina…

* Entra una llamada al celular de Pegg.

  • ¡Oh, ven a lo que me refiero!
  • No habíamos visto esto desde que escribimos Hot Fuzz y básicamente lo que hacemos es eso, escribir un montón de ideas de dónde crecimos y lo que queríamos que se viera en el filme. En la primera página, es más sobre las muertes que habría, dice; accidente fatal, accidente 3, ángel vengador, es la última media hora tal cual.

Interesado en el cine de terror, Wright, explotaba diferentes movimientos de cámara e ideas para combinarlo con el humor basado en la tragedia. 

  • … hay una gran cantidad de antología de películas de los setenta que me gustan; Tales from the Crypt, Vault of Horror, From Beyond the Grave, Asylum, Dr. Terror’s House of Horrors, amo los filmes de horror.

Entonces la trilogía Three Flavours Cornetto, apareció (llamada así porque en cada uno de sus filmes aparecía el helado con un sabor distinto) y fue ahí donde explotó sus ansias por hacer mezclas entre el cine de ficción, terror y comedia deliberada. Wright, no sólo transformó esas historias en buenas películas, sino que se ganó el respeto de algunos directores reconocidos, entre ellos Quentin Tarantino. En poco tiempo, Shawn of the Dead se transformó en una película de culto, algo que le encantó a Wright.

  • En la librería de mi universidad, tenían todos los volúmenes de Cult Movies de Danny Pearys y él en gran medida acuñó el término de películas de culto, no era tan común como lo es ahora y cuando sacó esto en los ochenta eran como ensayos muy largos de películas que eran tanto fracasos como películas que tenían un pequeño pero apasionado grupo de seguidores.

Cuando realizó Scott Pilgrim vs the World en 2010, Wright, se rodeó de nuevas personas que le llenarían de creatividad y le facilitarían el trabajo para encaminarse hacia su nueva manera de hacer cine. 

  • La coreografía es mérito de Ryan Heffington, lo conocí por primera vez cuando estaba grabando Scott Pilgrim vs the World fue el coreógrafo para ésta película y me encantó utilizar la coreografía para Baby Driver. 

Todo lo había llevado hacia Baby Driver de 2017. Lo que fue su mayor conjunción de todo lo que había hecho hasta ahora, combinando esas expresiones musicales con el ritmo de la misma película, las actuaciones y una historia enfocada hacia la música. Una idea que había surgido en sueños se convirtió en una de las películas más redituadas para la productora Sony hechas por el director.  

  • Había tenido la idea de esta película durante veintidós años, creo que empecé a escribirla bien en 2007 y lo primero que hice fue desglosar todas las canciones y una de ellas era Bellbottoms de Jon Spencer. Obviamente yo no sé leer música ni tocar ningún instrumento, así que una manera de empezar a escribir esta película era tener todas las canciones desarrolladas. Entonces, Steven Price, quien antes no era compositor, era nuestro editor musical en Hot Fuzz, pero después ganó un Óscar por Gravity, me ayudó bastante.

Si bien, Wright, no se ha conformado, sigue escribiendo y aprendiendo nuevas técnicas para avanzar hacia los terrenos que le dieron su origen mismo: el terror, con su más reciente proyecto Last Night In SoHo, programada para el 2021, que será el siguiente paso para perfeccionarse a sí mismo como director. 

-El hombre ama el cine. Ama cualquier tipo de arte. Es divertido hablar de música con él. No es el nivel de Baby Driver, donde coordinas persecuciones de autos con el ritmo de la música, pero de alguna manera, actúo por ritmos en mi cabeza, yo los cuento para mí misma y él los dice en voz alta. Así que es increíble hacer eso, dice Anya Taylor-Joy (actriz en el último filme de Wright) en una entrevista.

Las entrevistas fueron recuperadas de Entertainment Weekly,  IndieWire y Macguffin007 
   
Artículo Anterior

Memento

Artículo Siguiente

83 Años del Dr. Hunter S. Thompson

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *