0
Shares
Pinterest Google+

Desde la complejidad de nuestra propia mente, hasta los inconcebibles rincones más lejanos del espacio exterior, Christopher Nolan ha utilizado cada herramienta posible en la realización cinematográfica para deslumbrar a la audiencias, llevarnos a parajes desconocidos y liberarnos de este universo tan mundano, por lo menos durante dos horas y media. 

Christopher Edward Nolan nació en Westminster, Londres, un 30 de julio de 1970, siendo el segundo de tres hermanos, en una familia que viajaba constantemente entre Inglaterra y Estados Unidos, lo que lo acercó al pensamiento americano. Inspirado por Ridley Scott, Stanley Kubrick y George Lucas, realizó sus primeros cortometrajes con sus muñecos y la cámara super 8 de su padre, decidiendo desde los 11 años que quería ser cineasta. Para tal objetivo, optó por el camino poco ortodoxo y decidió estudiar Literatura Inglesa en el Colegio Universitario de Londres.

Después de años de cortometrajes, juntar dinero e intentos fallidos, Nolan logró hacerse notar con su primer largometraje Following (1998), su discreta ópera prima que, sin esperarlo, le abrió las puertas al mercado internacional, lo que resultó en una prolífica filmografía que consta de otros 10 filmes: Memento (2000), Insomnia (2002), Batman Begins (2005), The Prestige (2006), The Dark Knight (2008), Inception (2010), The Dark Knight Rises (2012), Interstellar (2014), Dunkirk (2017) y Tenet (2020). 

Para muchos, un genio indiscutible, para otros, poco más que un engaña bobos. No cabe duda que el cineasta londinense se ha posicionado como lo que tal vez sea el director más prolífico de la actualidad, realizando inmensos proyectos que no pertenecen a ninguna saga previa, y que logran recaudar cientos de millones de dólares en todo el mundo. Siempre entregando espectáculos cinematográficos dignos de una sala de cine (especialmente de una sala IMAX), al mismo tiempo que discute temas profundamente humanos que son casi elementales pero también complejos. 

Con 186 premios bajo el brazo, la huella que Christopher Nolan está dejando es innegable. Con cada película que añade a su filmografía, nos recuerda que el cine también es un show que busca dejar maravillada a la audiencia, aunque eso no quiere decir que se debe descuidar la narrativa. Cineastas como Dennis Villeneuve y Rian Johnson han podido construir la carrera que tienen gracias a los espacios que Nolan ha abierto con cada éxito de taquilla. 

A 50 años de su nacimiento, Christopher Nolan ha logrado plasmar su visión exacta en cada largometraje que ha dirigido. Si Georges Méliès fue bautizado como el alquimista de la luz, Nolan se ha ganado a pulso el título del alquimista del tiempo, pues su característica fundamental como realizador es su incomparable concepción del tiempo como fenómeno físico y como recurso cinematográfico, siempre escogiendo el camino menos obvio pero sí el más sorprendente, haciendo que las audiencias estén siempre expectantes a su próxima epopeya cinematográfica, grabando su nombre de manera permanente en el inalcanzable firmamento de Hollywood.

EFE
   
Artículo Anterior

Circadia

Artículo Siguiente

¡SIEMPRE SERÁ PHOEBE!

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *