0
Shares
Pinterest Google+

¿Es acaso necesaria la existencia de personajes como Henry en el mundo literario? A 100 años del nacimiento de Charles Bukowski

No es coincidencia que algunos autores se hagan de cierta fama por mostrar a su audiencia partes de su vida como una historia más, quizá por el morbo de las personas, tal vez el sentimiento de saber que no se es el único en el mundo que se piensa de esa manera, probablemente solo por costumbre. Pero este es uno de los grandes aciertos de Charles Bukowski a lo largo de su carrera. 

Henry Charles Bukowski Jr. nació un 16 de agosto de 1920 en Andernach, Alemania, sin embargo creció en Los Ángeles, Estados Unidos. Una infancia descrita por él mismo como una historia de terror, siendo golpeado por su padre durante 5 años, tres veces a la semana sin falta, le marcó para llevar la vida que decidió llevar. 

A pesar de que su vida escolar no fue algo notable, vagando por los pasillos solitario y sufriendo por las marcas de un severo acné que lo llevó a vivir en las sombras. Durante sus veintes decidió viajar por todo el país para tener nuevas experiencias, para huir de casa, quizá. Pero fue ahí donde comenzó la historia de Henry, el personaje del que hablaría en sus novelas más tarde. 

A pesar de admitir que hubiera sido bueno si le hubieran dado la oportunidad, Bukowski fue de todo menos un periodista. Con trabajos de una o dos semanas y salarios que solo le alcanzaban para pagar algún cuarto barato donde dormir y comer una sola vez al día, Charles no dejó de escribir, en sus palabras escribir era algo muy fácil y agradable de hacer, siempre lo fue. Así que, sin importar su profesión, siempre encontraba un momento del día para hacerlo.

Fue así como regresó a Los Ángeles y comenzó a trabajar como cartero, para esta época Bukowski ya era caracterizado por estar siempre acompañado de alcohol. Después de sufrir por esta adicción, dejar su trabajo en la oficina postal y terminar en el hospital, se da cuenta que necesita un trabajo para poder sobrevivir, por lo que un una carta de disculpa (por demás poética) pide ser reubicado y lo consigue, pasó los siguientes 11 años y medio de su vida trabajando de noche y escribiendo de día, hasta que John Marin y su editorial Black Sparrow lo sacaron de trabajar ahí y lo formaron como un escritor de tiempo completo

A partir de ahí su primera novela, diversas publicaciones y la fama llegaron a Charles, quien se estaba consagrando como un autor que hablaba de aquellos que no tenían voz, su poesía no era estructurada  más bien era definida como historias cortas escritas en estrofas. Comenzó la nueva etapa de Charles, una que no había imaginado antes: poder vivir de ser un escritor, de eso que le parecía tan sencillo y tan agradable. 

A pesar de que sus escritos siempre tuvieran a un personaje que hablaba de sexo, mujeres y alcohol, su autor no era mas que un hombre que hablaba de su soledad, de lo que podia llegar a sentir y de lo que queria o no vivir por el mismo. 

Charles tuvo varias parejas, una hija y dos esposas. Fue un personaje lleno de aventuras y de historias por contar, con una obra casi autobiográfica ha sido reconocido como uno de los autores más conocidos en la literatura. Alabado por algunos, criticado por los otros. Henry C. Bukowski, vivió la vida que escribió y escribió la vida que vivió. Un autor de poesía, novelas e historias cortas que además tuvo ciertas apariciones en el cine y eco en la cultura americana. 

“Hank estaba emitiendo pequeños puffs con su boca, me di cuenta que ese era su último aliento […] y después se fue…” las palabras de Linda Lee, su segunda esposa y quien lo acompañó en la época más tranquila de su vida, sus últimos años en San Pedro California, sobre el 9 de marzo de 1994, día en que la leucemia le arrebató la vida al representante del realismo sucio o ¿a un borracho con talento para la pluma?

   
Artículo Anterior

Hugo no es Lola

Artículo Siguiente

Madonna: la reina del pop y la provocación

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *