0
Shares
Pinterest Google+

Cuéntame, querido Clapton ¿qué sentiste cuando te regalaron tu primera guitarra a los 13 años? Supongo estabas muy animado por imitar los sonidos de tus ídolos, B.B. King, Robert Johnson y Buddy Guy, personajes que te inspiraron a cantar, componer y, sobre todo: te enseñaron a hacer blues. Dime Eric, ¿A esa edad pensaste en llegar a ser tan talentoso e importante como ellos?

Eric ¿qué tan halagado estabas cuando te convertiste en un referente de la guitarra dentro de la escena del blues en Inglaterra? Era 1963 ¡¡apenas tenías 18 años!! Estuviste solo un año y medio con The Yardbirds y ya tenías apodo, te decían “Slowhand”. En 1964 se lanzó el disco Five Live, dejaste muy clara tu capacidad para tomar esa Fender stratocaster sin temor y hacerla chillar lentamente sin compasión.

No solamente sacaste el estilo de tus influencias, estimado Eric, también te contagiaste por su amor al blues, tal es así que inmediatamente abandonaste The Yardbirds. No estuviste de acuerdo con su transición al pop para generar más ventas y tomaste otro rumbo ¿Cómo supiste que mejores cosas llegarían a tu carrera?

Admirado Eric Patrick Clapton, ¿te sentiste privilegiado de compartir escenario con John Mayall & The Bluesbreakers? Sé que solo fue un año ¡pero vaya temporada! Cambiaste la Strato por una Gibson Les Paul y tu sonido en el disco Blues Breakers with Eric Clapton te consolidó como un gran guitarrista.

Incluso se encontró un grafiti en el metro de Londres que decía “Clapton es Dios” ¿imaginabas ser la inspiración de tantas personas, que alguien te concibiera como un todopoderoso? Es increíble escuchar como pasaste de los chillidos con tu strato a los rugidos de tu LP, te estabas convirtiendo en un grande, Eric.

¿Qué es lo que más recuerdas de tu etapa con Cream? A pesar de que duró un par de años, fue un éxito rotundo donde hiciste del rock algo más instrumental, además se crearon canciones que hoy día seguimos reproduciendo: Sunshine of Your Love y Crossroads, son piezas maravillosas, Eric; la guitarra suena imponente y tu estilo en los solos mejoraba aún más.

Los 60 fueron buenos para ti, Clapton, pero la década de los 70 fue todo un vaivén, formaste Derek & The Dominos, compusiste una canción icónica porque encontraste un amor no correspondido, iniciaste tu carrera en solitario y te topaste con las adicciones ¿Así o más vertiginosa tu trayectoria? Admirado guitarrista.

Ojalá, estimado amigo, puedas platicarme detalladamente cómo fue tu amistad con el exbeatle, George Harrison, lo conociste cuando compartiste cartel con el cuarteto de Liverpool en The Yardbirds, en suma, colaboraste con ellos en While my Guitar Gently Weeps del White Album ¡Qué dicha la tuya, Eric, ayudaste a los Beatles!

Pero acá entre nos, ¿qué sentiste cuando conociste a la esposa de Harrison? Seguramente quedaste hipnotizado ante las características de Pattie Boyd que te enamoraron, debió ser iluminador, deprimente y desolador saberla inalcanzable, después leer la historia de Layla y Majnun, cuya trama es idéntica a tu desventura, imagino que fue suficiente inspiración para grabar Layla.

El único disco que hiciste con Derek & The Dominos, fue sumamente romántico, como lo es el blues que siempre has admirado, letras de pasión y desamor. Uno lo viene vislumbrando desde el nombre del disco: Layla and Other Assorted Love Songs, y los éxitos Have you Ever Loved a Woman?, Why Does Love Got to be So Sad? Y por supuesto, Nobody Knows You When You´re Down & Out, piezas intensas que resaltan por tu virtuosismo con la guitarra y la voz.

Oye, Clapton ¿Nunca te sentiste satisfecho con lo que tuviste en ese entonces? Tu amor por Pattie se consumó en 1974, ya habías creado tu obra maestra e incluso le agregaste otras como Wonderful Tonight, homenajeaste a J.J. Cale con una nueva versión de Cocaine, a pesar de eso te enganchaste con la heroína y el alcohol.

Si la década de los 70 fue un vaivén, los 80 fueron inolvidables, ¡te lo digo en serio, Clapton! Tocaste con Jeff Beck y colaboraste con Roger Waters, lanzaste cuatro discos como solista de gran calidad, me encanta el Money & Cigarretes. Pero sigo sin entender tu afán por embriagarte, peor aún ¿por qué engañaste a Pattie con Yvonne Kelly? Decepcionaste a alguien que te inspiró a hacer grandes cosas.

Supongo que es difícil hablar de los 90 para ti, Eric, es decir, lo peor que le puede pasar a un padre es perder a su hijo, y tú pues, tuviste la desgracia de padecer el fallecimiento de Connor Clapton, solo tenía cuatro años y medio, tenía una vida por delante ¿Te hubiera gustado que fuera guitarrista como tú?

¿Cómo fue la experiencia de componer Tears In Heaven, Eric? debió ser un martirio recordar a cada momento aquella pérdida tan significativa, pero la letra me dice que fue un desahogo, es una balada muy triste, cada que la escucho percibo cómo transmites el dolor, y todos lo sentimos, la canción fue un rotundo exitazo, pero ¿De verdad lo sientes como un logro?

En 1992 demostraste que tu magia no solo se limita a la guitarra eléctrica, tomaste la acústica y grabaste un disco Unplugged memorable, ahí reinventaste Layla, inmortalizaste a Connor con Tears In Heaven, hiciste de Nobody Knows You When You´re Down & Out un blues doliente y sacaste tu mejor blues en Hey Hey.

La vida de un guitarrista es fascinante ¿no es verdad, Eric? conociste grandes músicos, tocaste con leyendas ¡te convertiste en una! Muchos ahora quieren ser como tú, eres un referente en el blues y el rock, tu poder es tanto que en 2016 sacaste otro disco muy bien recibido: I Still Do.

Pero, así como es fantástica tu trayectoria te dejó muchas secuelas, Eric, tienes sensaciones de descargas eléctricas que bajan hasta tus piernas, declaraste en enero que te estás quedando sordo, además, tus manos apenas funcionan ¿Crees que la vida ha sido justa contigo, estimado amigo?

Hoy cumples 73 años, Eric, parece que fue ayer cuando tomaste aquella guitarra para imitar a tus ídolos, pero por alguna causa, has decidido no soltarla, la convertiste en tu herramienta para expresar miles de emociones y conmover al público, o hacerlo vibrar con tus emocionantes solos.

Mi querido y muy admirado Eric Clapton, no cabe duda que tras los retos que has atravesado, las dificultades y los tropezones que rodearon tu trayectoria, no fueron rival para que tu música sea exquisita y notable. Hoy le doy la razón a quien escribió la polémica leyenda en aquél estación del metro en Londres: Eric Clapton es Dios.

   
Artículo Anterior

Sesiones Bogart: Caravaggio en el Munal

Artículo Siguiente

Octavio Paz; palabras que hablan, miran y piensan

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *