0
Shares
Pinterest Google+

La llovizna, la luna y las letras moradas curvadas que se proyectaban en las pantallas del escenario en el Foro Sol en la Ciudad de México, enmarcaron el preludio para el concierto de despedida de uno de los grupos iniciadores del género Heavy Metal en la música: Black Sabbath. Ozzy Osbourne, Geezer Butler, Tommy Iommi, miembros originales y Tommy Clufetos, músico invitado en el tour, se encargaron de despejar el cielo y las mentes de entusiasmada audiencia mexicana.  

El recinto de conciertos en el Autódromo Hermanos Rodríguez estremeció en gritos y aplausos tras la última canción de la banda californiana Rival Sons, quienes fueron teloneros de la banda originaria de Birmingham, Inglaterra; el staff estaba acomodando los instrumentos, entonces descendió la oscuridad, el momento había llegado y México lo sabía, miles de pantallas de celulares y flashes iluminaron el escenario. En pantallas se proyectó el video de un demonio que escupía fuego. A las 9:36 de la noche Black Sabbath pisaba el escenario.

“¡Olé,olé,olé,olé,olé…!” De entre la oscuridad emergió su vocalista Ozzy Osbourne y los primeros acordes de la canción homónima ‘Black Sabbath’ viajaron a través del aire húmedo y frío del recinto. El viaje por la carrera musical de la banda continuó con ‘Fairies Wear Boots’, ‘After Forever’, ‘Into the Void’ y uno de sus temas más representativos; ‘Snowblind’.

Con su característica forma de correr ligeramente encorvado de un lado del escenario a otro, Ozzy Osbourne invitaba a corear sus éxitos, los cuales no fueron tan bien interpretados por el público.

‘War Pigs’, otra de sus composiciones más conocidas, hizo que el público moviera sus cabezas al ritmo de la pesada melodía del grupo para así llevar a la audiencia a ‘Behind the Wall of Sleep’, que al terminar dio entrada al ya conocido intro de bajo de ‘Geezer Butler’ con el que empieza la canción ‘Nativity In Black’ .

Para nuestra sorpresa mucha de la audiencia que se encontraba en las gradas empezó a irse tras esta última canción, sin embargo, eso no evitó que los fanáticos aplaudieran el solo de batería en ‘Rat Salad’ del músico invitado Tommy Clufetos que dio pie a la ya conocida canción ‘Iron Man’.

‘Dirty Women’ y ‘Children of the Gave’ enmarcaron la recta final del concierto que cerró con su mayor éxito, ‘Paranoid’. Sin duda una presentación que supo a nostalgia y que rebasó las expectativas, pese a ciertos detalles como un volumen bajo y un público que al menos en la parte de las gradas, parecía desconocer algunos de los temas que la banda interpretaba.

La banda continuará su gira llamada The End por países como Chile, Argentina, Brasil y Alemania para culminar en el lugar que los vio nacer; Birmingham.

nota_sabbath-2_opt
Fotos de Kevin Almeraya
   
Artículo Anterior

Pequeña guía para sobrevivir a FILIJ 2016

Artículo Siguiente

6 ilustradores por conocer

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *