0
Shares
Pinterest Google+

El 15 de junio se estrenará en México Los Increíbles 2, han pasado 14 años después del lanzamiento de la primera aventura de los superhéroes dirigida y escrita por Brad Bird, quien en ese entonces obtuvo cuatro nominaciones y dos premios Oscar. Cuando vi Los Increíbles por primera vez, tenía 9 años; no reconocí el virtuosismo de la cinta y me limite a darle la magnánima crítica de “entretenida”.

En realidad, la animación de Pixar va más allá del entretenimiento, si resaltamos cada elemento, encontramos que Los Increíbles cargan con una variedad de reflexiones impresas en la influencia de Brad Bird, lo que la convierte en una obra maestra para el público infantil y también para el adulto.

Es importante rescatar esto, ya que el director reconoció, años atrás, que se atrevería a montar una secuela solo si tenía una idea superior. Por tanto, vamos a detenernos a revisar la primera entrega para saber qué podemos esperar el 15 de junio con Los Increíbles 2.

Pixar Animation Studios

La película, lanzada en 2004, fue la primera de Pixar en utilizar personajes humanos; los superhéroes están inspirados en el fanatismo de Brad Bird hacia los cómics, específicamente en la época de plata, cuyo aporte fue la humanización de los personajes creados por Stan Lee, construyéndolos con conflictos personales de tipo social, económico, personal, entre otros.

La película, en cierto sentido, es un homenaje a los cómics que leyó durante su vida. Además, incluyó su atracción por el tema del espionaje y la militarización de las armas con inteligencia artificial, asunto que plasmó de forma brillante y sensible en, El Gigante de Hierro, bajo el sello de Warner Bros.

La suma de ambos factores originó una historia atractiva y dinámica que resultó en temáticas emergentes de carácter social muy interesantes. El primero de ellos se encarna en el villano de la historia: Buddy, un niño cuya admiración por Mr. Increíble se transforma en su némesis tras una fuerte decepción de su ídolo.

De ahí se vinculan aspectos como la temática de la relación admirador-admirado, un asunto de idealización de una persona causada por la identificación o el deseo de “llegar a ser” aquello que se idolatra. En el caso de los niños resulta muy común ese tipo de comportamiento por un personaje de carácter público, aparte del padre.

Pixar Animation Studios

Muchas veces aquello que se idealiza no resulta ser lo que uno espera, al contrario, el admirado Mr. Increíble, nublado por el inconforme resultado de su rescate; abrumado por la prisa de llegar a su boda y envuelto en un halo de narcisismo, decide colocar a Buddy en su lugar, dándole motivo de venganza y una enseñanza primordial y cruda.

“No puedes contar con nadie; en especial con tus héroes” (Síndrome)

Todo ello deriva de la premisa que compone a Mr. Increíble, “hago esto solo”, misma que debe superar para vencer al Omnidroide 9000 en mancuerna de su esposa Elastigirl, su amigo Frozono, y sus hijos Dash y Violeta. La familia representa un núcleo tradicional dónde cada miembro cumple con un rol arquetípico, el cual superan al final de la película.

Violeta figura como la adolescente retraída e inconforme por ella misma y el entorno que le rodea, desea una vida normal en la cual no tenga que sentirse diferente o excluida por su capacidad de desaparecer y crear campos de fuerza, al final ella se vuelve más segura y utiliza sus poderes a su favor.

Dash es un niño de diez años que representa la hiperactividad y el comportamiento travieso de los infantes de esa edad, él debe aprender que la vida en realidad no es un juego, va más allá y representa un peligro, además entiende que su poder de correr a gran velocidad no es algo por lo cual deba presumir.

Helen (Elastigirl) es la mujer fuerte, madre de familia que se ocupa de todas las extensiones de la casa y sus miembros, obsesionada por enterrar su pasado, decide aislarse en un conservadurismo radical respecto al tema. Al final entiende que no se puede negar el pasado y es necesario para caracterizar lo que se es ahora.

Robert (Mr. Increíble) es el hombre que todo lo puede hacer sin ayuda, orgulloso y con una fuerte nostalgia por su pasado, desdeña el presente y su nuevo entorno como ciudadano de a pie, causa que lo orilla a aceptar la oferta de convertirse en héroe anónimo y mentir a su esposa.

Entre estos personajes ubicamos una serie de contrapesos que vale la pena señalar, el más claro, es la postura egoísta de Robert por revivir sus viejas glorias a costa de todo; por otro lado, Helen desecha su pasado como la heroína que aseguraba que las mujeres salvarán el mundo, Esto provoca un choque entre la pareja de superhéroes.

Pixar Animation Studios

En el ámbito actual, esto se puede visualizar como la madre abnegada que abandona su ser por entregarse de lleno a la familia; el padre, es aquel cuyo anhelo es regresar a las viejas aventuras que le daban prestigio; el factor común, es que ambos tienen un vínculo distinto con su pasado y un cariño que los une.

La problematización entre los padres de familia se filtra hasta los hijos, produciendo el conflicto que cada uno representa de acuerdo con su edad. El caso más impactante es en la conversación que sostiene Helen con Dash en el carro después de salir de la oficina del director. En ese diálogo se recrimina cómo la sobreprotección puede llegar a frustrar los talentos sobresalientes de los niños, llegando a una uniformidad de habilidades con el fin de integrarse a la sociedad.

“- Papá dice que nuestros poderes no deben avergonzarnos; que nos hacen especiales (Dash)

_ Todo el mundo es especial Dash (Helen)

–   Es otra forma de decir que nadie lo es (Dash)”

Otro aspecto distintivo de Brad Bird es el enfoque crítico que imprime durante la película, sobre todo a las instituciones, con una forma satírica, su guión hace mofa a la burocracia de las compañías de seguros a través del discurso que sostiene el Señor Rabia con Robert, quien sostiene que la ayuda es para pocos privilegiados.

También hay una pequeña pero increíble crítica dirigida a la institución escolar, plasmada en la diatriba nocturna entre Helen y Robert, en el que ella le recrimina a su marido el no querer asistir a la graduación de Dash. Mr Increíble sostiene que es psicótico el premiar la mediocridad, puesto que solo se trata de un ascenso del cuarto grado al quinto grado, y al final añade que “cuando alguien es realmente excepcional”, a lo que su esposa lo interrumpe.

En efecto, la educación en ciertos sectores del planeta, además de encargarse de uniformar las habilidades de sus estudiantes, se ocupa de suprimir aquel talento que no corresponda o funcione para esta sociedad integrada, lo que propicia un alto índice de deserción o de inconformidad con uno mismo respecto a sus aspiraciones.

Por último, Bird replicó la fórmula con la cual Estados Unidos se convirtió en una potencia mundial y la integró dentro del plan de Síndrome, crear armas con ayuda de la revolución tecnológica y científica, venderlas a los países para obtener una cantidad de ingresos impensable.

Además, conlleva una advertencia sobre el abuso de la inteligencia artificial, sus consecuencias, y retrata aquella parte oscura de las organizaciones ocultas que se encargan de construir armas de alto nivel destructivo, algo que en la actualidad es un problema latente.

Como podemos ver, la primera entrega de Los Increíbles es una obra bien pensada y montada que impacta en muchas temáticas presentes. Ahora solo queda preguntarnos ¿Qué nos espera con la siguiente película? ¿Realmente Brad Bird va a superar su obra maestra? Los promos no dicen mucho.

Pase lo que pase, lo cierto es que el 15 de junio en las salas de cine habrá una gran expectativa y un enorme deseo por revivir las viejas glorias, las risas, y el entretenimiento que nos retorne a la infancia por presenciar el estreno de Los Increíbles 2.

Pixar Animation Studios
   
Artículo Anterior

5 razones para asistir al Circuito Alameda

Artículo Siguiente

1984: ¿realidad o ficción?

No hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *